Filtran la carta del Papa Francisco en respuesta a Maduro

El principal diario de Italia, el Corriere della Sera de Milán, reveló este miércoles el contenido de la carta secreta del Papa Francisco en respuesta al pedido de mediación que le dirigió Nicolás Maduro por la crisis en Venezuela. Son dos carillas y media, con la firma del pontífice, plenas de prudencia y reproches al “señor Maduro”, evitando darle el título de presidente.

Jorge Bergoglio no le concede mucho al recordar los repetidos intentos del gobierno venezolano pidiendo mediaciones al Vaticano “y cumplidos por la Santa Sede”.

“Los hubo para intentar dar una salida a la crisis venezolana. Por desgracia, todos se interrumpieron porque lo que había sido concordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para realizar el acuerdo. Y las palabras parecían deslegitimar los buenos propósitos que habían sido puestos por escrito”.

El columnista Massimo Franco, autor de la primicia, afirma que el sentido es claro: “Maduro ha buscado el diálogo utilizando la pantalla vaticana para después desatender los compromisos tomados. Y el Papa se lo hace ver”.

Francisco reitera que siempre ha estado a favor de una mediación.

“Pero no de cualquier diálogo sino de aquel que se emprende cuando las diferentes partes en conflicto ponen el bien común por encima de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz«, dice.

Bergoglio detalla el rol que jugó la Santa Sede, junto con los obispos venezolanos, “como garante y a pedido de las partes” en una fase inicial, a fines de 2016.

“Era un esfuerzo para volver a emerger de la crisis en un modo pacífico e institucional, a través de la tratativa entre el gobierno de Maduro y la mesa de la Unidad Democrática [la oposición], con una serie de condiciones a satisfacer”, remarca.

En una carta del 1 diciembre de 2016, “la Santa Sede señaló claramente los presupuestos para que el diálogo fuera posible”.

Esos requisitos “y otros que se agregaron por la situación” resultan “más que necesarios”, escribe el Papa, y el periodista Franco habla de una desilusión porque «los intentos fueron frustrados por la resistencia sorda del régimen de Maduro y la realidad de una oposición venezolana dividida y confusa”.

El contenido de la carta del Papa, fechada el 7 de febrero, “es todavía cauto”.

“La prudencia de Francisco parece responder a la voluntad de mantener una posición moderada entre Estados Unidos y Europa, que son favorables al reconocimiento del jefe de la Asamblea Legislativa Juan Guaidó como presidente , autoproclamado durante una manifestación en la calle el 23 de enero en Caracas”, agrega el periodista del Corriere della Sera, que parece analizar el asunto con la certeza de una fuente segura, que es la que le dio una copia de la carta secreta.

Añade Franco: “La actual situación es dramática y cualquier mediación se arriesga a aparecer fuera del tiempo máximo».

En el final de la carta, el Papa explica a Maduro que lo “inquieta profundamente la situación” por «el sufrimiento del noble pueblo venezolano, que no parece tener fin”.

Se trata, concluye el columnista, de la última mano generosa y a la vez prudente que tiende Francisco para que el régimen de Maduro pueda aferrarse.

Comentarios