“A Alvarado no le tengo miedo. Lo que sí temo es por el árbitro que designó el Consejo Federal”. La frase de Marcelo Sáez, dirigente de San Jorge, en la previa al duelo revancha por la final del Federal A invitaba a pensar que algo raro podía pasar. Claro, lo que anoche sucedió en el “José María Minella” superó cualquier pronóstico.

“Lo que se vivió hoy (por ayer) es otra página triste para el fútbol del interior del país”, con estas palabras, Gastón Sáez, titular de San Jorge quiso resumir la sensación que le dejó el escandaloso arbitraje de Adrián Franklin.

Pero las declaraciones de Sáez alcanzaron su máximo de repudio cuando manifestó: “lo increíble es que desde hacia 15 días que nos venían anticipando que Alvarado era el caballo del comisario y que no nos ilusionáramos con el ascenso. Algo parecido ya había pasado con el ascenso de Estudiantes de Río Cuarto, donde los mismos jugadores cordobeses se solidarizaron de sus colegas de Sarmiento de Resistencia. Incluso aseguraron que el presidente de su club les había manifestado antes de jugarse el partido que todo estaba arreglado. Es una vergüenza que haya pasado eso en aquella ocasión y que se repitiera en esta oportunidad. Nos sentimos inmensamente perjudicados”.

Adrián Franklin, ese juez que desde hace una semana era apuntado con el dedo por todo San Jorge, inclinó la cancha descaradamente a favor del local.

• Minuto 3: amonesta a Rolando Serrano.

• Minuto 7: tarjeta amarilla a David Valdez.

• Minuto 24: Álvaro Pavón es amonestado.

• Minuto 25: Valdez se va expulsado insólitamente.

• Minuto 27: Nicolás Carrizo recibe una falta y encima ve una tarjeta amarilla.

• Minuto 33: es César More quien recibe la amonestación.

• Minuto 47: tras el gol de Alvarado, Maximiliano Guardia se va expulsado por protestar. Además, Franklin no amonesta a Emiliano López, quien tras convertir el gol, se sacó la camiseta.

• Minuto 49: Ricardo Tapia recibe otra tarjeta amarilla.

Ocho situaciones puntuales que quedarán grabadas en el informe del juez y muchas otras situaciones que, tal vez, pasaron algo desapercibida en el torbellino que fueron los 50 minutos jugados en el mundialista marplatense.

Así, con el 0-1 y con dos hombres menos para intentar la hazaña, el plantel del “Expreso Verde” utilizó el entretiempo para meditar una decisión que se le había cruzado por la cabeza a casi todos sus integrantes. Encerrados en el vestuario visitante analizaron los fallos y recordaron todo lo que se había hablado durante la semana previa, a partir de que el Consejo Federal designó a Franklin para impartir “justicia” en el duelo decisivo.

De esa manera, a los 5 minutos del complemento, los nueve jugadores que quedaban en cancha, los suplentes y algunos auxiliares decidieron sentarse en señal de protesta. “No jugamos más porque esto es un robo. Se cagaron (sic) en todo un año de trabajo”, dijo Guardia, al borde de las lágrimas.

Con los futbolistas visitantes sentados, a Franklin no le quedó otra que suspender el duelo y dejar con una mancha bien grande el segundo ascenso del Federal A a la B.

Claro que no fue el único. Durante esta temporada, el ascenso estuvo bajo la lupa en ese aspecto. Estudiantes de Río Cuarto, el primer ascendido desde el Federal, vio opacado su festejo cuando Juan Tejera, uno de sus defensores, declaró que el campeonato estaba arreglado. En la B Metro, cambiaron el reglamento a mitad de torneo y elevaron a cinco los ascenso. Allí casi todos los cupos quedaron en manos de los equipos “poderosos”, cuyos dirigentes tienen peso en AFA.

San Jorge sufrió en carne propia los tejes y manejes del fútbol argentino. La protesta recorrió el mundo y el equipo espera que la medida sirva para algo.

 

Comentarios