Después de más de cuatro meses de negociaciones, en los que hubo cinco paros sectoriales, la Asociación Bancaria (AB), el gremio que reúne a los empleados del sector, y las cinco entidades bancarias acordaron en la madrugada de ayer un incremento salarial de 15% más una cláusula de actualización que operará en forma “inmediata” según las “condiciones económicas”. Es decir, funcionaría como cláusula gatillo.

El acuerdo establece un salario inicial de 30.624,67 pesos, “con participación en las ganancias del sistema”, según argumentaron desde el gremio que lidera Sergio Palazzo. El trato, además, contempla una compensación de $8500, que se liquidará en tres cuotas; el pago por el Día del Bancario, que es de $26.000 a $45.000, según la categoría, y la recuperación del aporte a la obra social y al sindicato que hacen los empresarios, aunque en un menor porcentaje.

Cerca de Palazzo señalaron que la paritaria, si se calcula de diciembre a diciembre, arroja como porcentaje de aumento un 20,6%, cinco puntos más que la proyección inflacionaria que trazó el Gobierno.

“Estamos logrando sostener el poder adquisitivo de nuestro salario” consideró Palazzo ante la agencia Télam al explicar que “en el contexto nacional no era inteligente demorar la firma del acuerdo”.

Cerrado el trato de los bancarios, quedan aún paritarias sin definir. Entre ellas, la de la Unión Obrera Metalúrgica, que activará un paro sectorial el jueves próximo; la del gremio de la alimentación y aceiteros, quienes también están en conflicto, y la del sindicato de camioneros, que lidera Hugo Moyano, que ya advirtió que pedirá una suba de 23%.

Comentarios