Dos jóvenes norteamericanas fueron al gym vestidas sólo con ropa “pintada” en el cuerpo para comprobar si otros asistentes al gimnasio notaban que estaban casi desnudas.

Sarah Reilly y Maria Luciotti, de 30 años, llevaron a cabo el experimento social junto con la pintora corporal Jen Seidel, en un gimnasio en Baltimore, en Estados Unidos.

Aunque sólo llevaban ropa interior y unas pequeñas figuras para tapar los pezones, luego de la pintura parecía que usaban calzas y corpiños deportivos.

Así se presentaron al gimnasio y pidieron un recorrido, para luego probar algunos de los aparatos.

La empleada que les dio el tour no se dio cuenta de su falta de ropa hasta que las jóvenes le pidieron que las mirara con mayor detenimiento. Entonces, les aseguró que no le prohibirían entrar porque ni siquiera podía notar la diferencia.

Maria y Sarah también interactuaron con otros deportistas, incluido un hombre con lentes, quien confirmó que no se había dado cuenta que no llevaban en verdad calzas y corpiño deportivo.

Un rato más tarde debieron interrumpir el experimento porque el maquillaje comenzó a correrse con la transpiración.

Comentarios