“Alcanzamos consensos importantes y tenemos que movernos sobre estos compromisos, llevarlos a la acción, para tener un mejor futuro en todo el mundo”, afirmó Aranguren en la conferencia de cierre del encuentro ministerial del hotel Llao Llao, que comenzó el miércoles con reuniones de trabajo por áreas y culminó esta tarde con la tradicional “foto de familia”.

Junto a su par de Alemania, Thorsten Herdan, anterior presidente del capítulo energético del G20, y el ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón, Yoji Muto, futuro titular en la cumbre de ese país, los mandatarios de la “troika” que encabeza las cumbres ministeriales del G20, Aranguren destacó que trabajaron “duramente” en Bariloche para lograr este acuerdo.

Este documento, que será elevado al encuentro de presidentes que se realizará en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre, “establece puntualmente dónde deberán enfocarse las inversiones públicas y privadas para avanzar en las transiciones?, señaló el ministro nacional al abrir la conferencia.

“La prioridad es la reducción de emisiones y lograr energías más eficientes”, agregó, al explicar que “cada país deberá avanzar hacia la meta común, acelerando la búsqueda de energías renovables, utilizando como puente en la transición al gas natural”, menos contaminante que los combustibles líquidos y el carbón que aspiran a eliminar de la matriz energética del mundo.

Aranguren destacó que el gas “tendrá un rol sobresaliente en estas transiciones, que se basarán en las nuevas tecnologías para reducir emisiones y alcanzar mejores estándares de seguridad y sustentabilidad”.

El ministro argentino agregó que en este proceso “será importante el compromiso y aporte de financiamiento de los bancos internacionales”, para que la transición se produzca en un mercado “libre, abierto, seguro y flexible a los cambios”.

Por su parte, el ministro alemán destacó el “liderazgo” de su par argentino en el avance hacia los consensos y el acuerdo, y expresó sus mayores preocupaciones por el alto uso de carbón ?el combustible de mayores emisiones- en la matriz energética de varios países, como el propio, que según informó llega al 20%.

“Logramos satisfacer nuestras expectativas, hubo un buen resultado y la coincidencia en el uso del gas natural, de gran potencial productivo en varios países, como principal insumo de la transición”, afirmó Herdan.

Muto también expresó alegría por el entendimiento alcanzado, y vaticinó que llegarán a la próxima cumbre ministerial del 21 de junio de 2019 en Japón con “grandes avances en estas metas energéticas, a la par de un mayor desarrollo económico y más innovación”.

En el detalle puntual del acuerdo priorizaron la necesidad de avanzar a la “eficiencia energética”, como uno de los pilares de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que aportará seguridad, competitividad industrial, reducción de emisiones, crecimiento, creación de empleo y otros “beneficios sociales” si se basa en emprendimientos rentables.

Para ello los participantes del encuentro coincidieron en resaltar que será fundamental la colaboración internacional a nivel de los países, sumada a las inversiones públicas y privadas y la financiación en energía eficiente.

También destacaron avances en energía renovable, basado en la innovación tecnológica, lo que además permitió una significativa reducción de costos, en especial en energía solar y eólica, “ahora muy competitivas”.

“Este progreso debe acelerarse más allá del sector de energía”, afirmaron en el documento, agregando la necesidad de avanzar en otras fuentes, como la de biocombustibles, geotérmica, e instaron a mayores esfuerzos en la reducción de emisiones en el transporte, calefacción y refrigeración e industria en general.

Los ministros condenaron la persistencia en todo el mundo de “subsidios ineficientes en combustibles fósiles, que fomentan el derroche energético”, a la vez que destacaron que los avances en el uso de la energía nuclear contribuye a la reducción de emisiones además de presentar otras ventajas, como el aliento a la innovación y desarrolllos tecnológicos.

Asimismo, fue destacado el entendimiento en avances en transparencia de datos energéticos y digitalización de mercados, fundamentales para la “toma de decisiones efectivas para enfrentar los desafíos de nuestras transiciones energéticas”.

En materia de seguridad energética los ministros destacaron que es esencial para la transformación de los sistemas y para “facilitar mercados abiertos, flexibles, transparentes, competitivos y confiables para la energía”; mientras es preciso alentar un mayor acceso a la energía y sustentabilidad social y económica.

Comentarios