No sólo la grave lesión de Lucas Diarte movilizó ayer la estantería en La Ciudadela. Fue un lunes lleno de malas noticias para San Martín; a la lesión del lateral y la salida de Walter Serrano, quien no llegó a un acuerdo con la dirigencia, se le sumó la renuncia de uno de los principales dirigentes. Pasadas las 18 el hasta ayer vicepresidente primero, Daniel Galina, presentó la renuncia al cargo que había asumido el 15 de junio de 2017, tras ganar las elecciones en fórmula con Roberto Sagra.

El dirigente presentó de manera escrita, en las oficinas del club, la nota en la que anunciaba su dimisión de “manera indeclinable”. Horas más tarde, utilizando su cuenta personal de Facebook, el ahora ex directivo “Santo” agradeció el apoyo recibido en este último tiempo.

“Hoy me toca tomar una decisión difícil, que duele: he dado hoy un paso al costado. Pero esto seguramente no modificará el futuro de nuestra institución. Es lo mejor para mí y para nuestro amado San Martín”. Con esas palabras, Galina comenzó el texto que anunciaba su salida y donde agradeció al resto de los integrantes de la dirigencia, a sus amigos de la subcomisión de socios, a los entrenadores Diego Cagna y Darío Forestello y a los jugadores que estuvieron en Bolívar y Pellegrini durante su paso por la institución.

Galina dejó su cargo tras 403 días de gestión y, sumada a la salida de Sergio Vigiani el año pasado, Ricardo Seoane será quien tome el cargo para acompañar a Sagra en los próximos dos años hasta completar el mandato.

Comentarios