El desenlace acaece en una coyuntura delicada: Goane acumula siete meses de licencia por enfermedad y dos pedidos de destitución en trámite en la comisión de Juicio Político de la Legislatura. Estas circunstancias prevalecieron sobre la intención declarada del juez de dejar el máximo tribunal provincial “con los pies para adelante”.

La renuncia ingresó este jueves en el Poder Ejecutivo, pero pasó inadvertida en medio de la actividad proselitista. El gobernador tomó la novedad con soda o al menos ese fue el estado de ánimo que comunicó. “Ya la vamos a ver”, manifestó a este diario (se informa por separado). El paso al costado de Goane otorga a Manzur la oportunidad de nombrar a su segundo vocal en una Corte integrada por cinco miembros. No es poco si se considera que su antecesor, el senador José Alperovich, colocó a tres (Antonio EstofánClaudia Sbdar y Daniel Posse) en 12 años de gestión, además de escoger al ministro público fiscal Edmundo Jiménez. En la primera ocasión que se le presentó -hace menos de nueve meses-, Manzur se inclinó por quien era hasta entonces su fiscal de Estado, Daniel Leiva. Previamente, el mandatario había elegido al ex fiscal Washington Navarro Dávila como ministro público de la Defensa e integrante de la Junta Electoral Provincial.

La aceptación de la dimisión obligará a archivar los pedidos de destitución del vocal en trámite en la Legislatura

La posibilidad de que Goane dimitiera quedó insinuada en febrero cuando aquel pidió permiso para no asistir a trabajar. En ese momento, el presidente Posse adujo que el vocal decano -especie de número dos del cuerpo- había quedado afectado por el fallecimiento de su par Antonio Gandur (Leiva lo sustituyó). Nunca trascendió oficialmente el parte médico del vocal decano, pero, a medida que pasaban los meses, su ausencia temporal empezó a convertirse en una situación definitiva. La renuncia lucía inexorable en las últimas semanas, sobre todo luego de que el abogado Gustavo Morales acusara a Goane de incurrir en mal desempeño.

Antes de la feria de invierno, el denunciante adujo que las dificultades de salud hacían inviable la permanencia del juez supremo en el alto tribunal. El primer día hábil después del receso, Morales se presentó de nuevo en la comisión de Juicio Político para acusar a Goane por la supuesta desaparición de los Tribunales de una denuncia de presunta tentativa de abuso sexual articulada en su contra en 2011. El martes, el oficialismo decidió pedir explicaciones al vocal decano por las dos denuncias. Sólo el radical Eudoro Aráoz se opuso al traslado de los pedidos de destitución. El procedimiento legislativo caerá en el momento en el que el gobernador acepte la dimisión.

Goane renunció en forma condicionada al otorgamiento de la jubilación con el beneficio del 82% móvil. El magistrado ya había percibido haberes previsionales antes -asunto que derivó en polémicas sobre incompatibilidad-, pero, durante la crisis económica de 2001-2002, dejó de lado aquel ingreso por “solidaridad”, según él mismo refirió. Este antecedente complicó los trámites ante la Administración Nacional de la Seguridad Social hasta el punto de que el secretario administrativo de la Corte, Gustavo Ahmad, viajó esta semana a la capital del país para quitar los obstáculos.

Con Goane se termina una época en la Corte. Él era el último representante del alto tribunal diseñado luego de la intervención federal de 1991. Sus credenciales como administrativista le depararon una carrera singular en el Estado. Fue director del Registro Civil y fiscal de Estado antes de llegar a la Justicia. Gobiernos democráticos y de facto reconocieron la capacidad jurídica que lo llevó a ser profesor titular en Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la la Universidad Nacional de Tucumán (UNT).

“Ya la vamos a ver”, respondió el gobernador Juan Manzur cuando le consultaron sobre la renuncia de René Goane, vocal decano de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (se informa por separado). Con estas pocas palabras, el mandatario sugirió que se tomará su tiempo para llenar la vacante. ¿Procederá esta vez distinto que cuanto le tocó designar al sucesor del vocal Antonio Gandur, que falleció a fines de diciembre? En esa oportunidad, Manzur presentó el nombre del nuevo vocal (el ex fiscal de Estado, Daniel Leiva) tres semanas después del deceso y mientras transcurría la feria de enero. La Constitución autoriza al mandatario a designar en forma discrecional a los vocales de la Corte y al ministro público fiscal (una ley dictada durante esta gestión dispuso el mismo método de nombramiento para el jefe del Ministerio Público de la Defensa). La designación luego tiene que recibir el acuerdo legislativo.

Comentarios