Villa 9 de Julio vivió una hora de terror por la disputa que existe entre diferentes grupo que están sospechados de dedicarse a la venta de drogas. Un integrante del Clan Toro habría sido el autor del ataque a balazos a la casa de Gustavo “El Gordo” González, líder de La Inimitable, la barrabrava de Atlético, que pertenece al Clan Acevedo. Luego de ese incidente, los acusados habrían protagonizado un enfrentamiento a tiros con el Clan Carrión. No se informó sobre personas heridas, aunque sí se supo que un policía se salvó de milagro.

El lunes, cerca de la medianoche, González y su familia se preparaban para cenar en su domicilio de Rafael Obligado. Al menos dos personas que se movilizaban en una motocicleta, comenzaron a disparar contra la vivienda. Un policía, que estaba de consigna en el lugar, salió del Ford K donde se encontraba y se identificó como hombre de la fuerza. Los atacantes, al descubrirlo, también le dispararon varias veces, pero el uniformado, que realizó al menos dos disparos al aire, logró salvarse arrojándose al piso.

En las paredes del frente de la casa de “El Gordo”, en su camioneta VW Amarok color negra y en el auto particular del policía quedaron perforados por los proyectiles que supuestamente dispararon los integrantes de los Toro. Los vehículos fueron secuestrados y ya se le realizaron las pericias correspondientes.

Los agresores huyeron del lugar rápidamente y en el camino, se habrían topado con Los Carrión. Allí se produjo otro tiroteo.

Según las versiones de los vecinos, en ese enfrentamiento se produjeron más de cincuenta disparos. En este incidente tampoco se informó de que hayan sido heridas.

Pese a que la información se manejó en reserva, los investigadores están convencidos de que se trató de un nuevo incidente generado por el secuestro de Margarita Toro, ocurrido el 25 de abril en Villa 9 de Julio. Ese día, un grupo comando redujo a la supuesta líder del grupo y la liberó luego de que la familia pagara un rescate de $500.000.

La víctima, acusó al “Gordo” González, a un tal “Pipa” Robles –que se habría quedado con el dominio del Clan Acevedo- como los autores del secuestro. Cuando declaró ante la Justicia Federal dijo que la habrían tenido cautiva en una casa de El Cadillal. No trascendió sí confirmó el pago de rescate ante el fiscal Pablo Camuña, que investiga el caso.

González negó su participación en el hecho y reconoció que tuvo un problema con los Toro porque ellos le habían robado la moto de competición de su hijo. “Maxi” Toro, uno de los integrantes del grupo, a través de un audio que se viralizó, juró vengarse del secuestro.

Comentarios