Con la idea en la cabeza de saber más sobre quién era y si tenía otros hermanos, Kianni Arroyo, una joven estadounidense de 21 años nacida gracias a un donante de esperma, comenzó hace cinco años la búsqueda sus medios hermanos, nacidos del semen del mismo hombre.

Desde que tuvo acceso a los registros y comenzó su rastreo ya ubicó a 40 entre medios hermanos y hermanas. Y, a través su cuenta de Instagram, comparte sus encuentros con ellos.

Además que en Estados Unidos, Kianni localizó hermanos también en Australia, Nueva Zelanda y Canadá. Kianni sería la mayor, mientras el menor es un bebé de 5 meses.

Una de sus hermanas Kianni le encontró en Tampa, cerca de Orlando, la ciudad de Florida donde vive. La chica se llama Joanna y tiene casi la misma edad -20 años- de Kianni. Desde que se conocieron se convirtieron en buenas amigas y se ven una vez por mes.

Según contó al diario Metro, la joven mantiene buenas relaciones con todos los hermanos que conoció hasta ahora.

«Cuando nos encontramos, enseguida nos llevamos bien», aseguró. «Aunque no nos vimos nunca antes, tener un padre en común nos da un vínculo especial, y hace que nos sentamos cómodos».

Los donantes de esperma normalmente aportan entre 15 y 20 muestras, pero en el caso del padre de Kianni pudieron ser más porque la empresa para la que había donado fue adquirida por otra. Entonces el conteo volvió a comenzar de cero y pudo proveer más. Algunas familias que ya tenían un hijo gracias a su esperma pidieron más muestra para que sus hijos pudieran ser hermanos.

Comentarios