El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei presentó ayer el Mate XS, su nuevo smartphone plegable con el cual pretende reforzar su posición en el mercado global de telefonía móvil frente al dominio de Google.

Huawei reivindica haber vendido 240 millones de aparatos en 2019, pese a las sanciones estadounidenses en su contra, incrementando sus ventas en 16% en un año. La empresa china también destacó que obtuvo 400 millones de usuarios únicos por mes en 170 países de su tienda de aplicaciones Apps Gallery, lo que muestra que es cada vez menos dependiente de los productos desarrollados por Google para Android.

Para el grupo chino es fundamental lograr atraer a los creadores de aplicaciones a su propia tienda fuera de China para seguir vendiendo sus futuros smartphones, pues ya no podrán acceder al Play Store, la tienda de aplicaciones de Google, ni a todas las aplicaciones del gigante estadounidense debido a las sanciones impuestas por la administración de Donald Trump.

“Trabajamos estrechamente con los creadores de aplicaciones para que puedan migrar a nuestros servicios. Hay ahora una verdadera alternativa a los servicios de Google”, afirmó Richard Yu, presidente de la rama gran público del grupo chino, durante el acto de presentación del nuevo dispositivo que fue transmitido desde Barcelona.

Huawei propondrá a sus usuarios una amplia gama de aplicaciones para reemplazar a las de Google, como cartografía, consulta de documentos y fotos.

El anuncio se hizo con motivo de la presentación de varios productos del grupo con sede en Shenzhen (sur de China). El Mate XS se parece mucho a su predecesor, el Mate X, pero cuenta con funcionalidades mejoradas y también un precio más alto.

El Mate XS estará disponible a partir de 2.400 euros (unos 2.600 dólares). Este precio está cerca de 1.000 euros más alto que el Galaxy Z-Flip, smartphone plegable presentado a inicios de febrero por el concurrente surcoreano Samsung, primer fabricante mundial de teléfonos inteligentes.

El Huawei Mate XS tendrá una pantalla plegable, más sólida que la de su antecesor, una pila más poderosa, una velocidad de carga acelerada y un procesador 5G con capacidades mejoradas.

La presentación estaba programada para antes de la apertura del Congreso Mundial de las Telecomunicaciones (MWC) de Barcelona, que fue anulado a última hora por temor a la expansión de la epidemia del coronavirus.

Huawei es objeto de restricciones de acceso a las tecnologías estadounidenses desde hace un año, tras haber sido considerado como potencialmente peligroso para la seguridad interior por la administración Trump, que prohibió a los grupos estadounidenses comerciar con esa empresa.

En una publicación en el blog de la compañía, Google desaconsejó ayer a los usuarios de Huawei que descarguen sus aplicaciones desde Google Play o las transfieran al teléfono desde otro dispositivo Android. Esto incluye aplicaciones populares como GMail, Google Maps, o YouTube, entre otras.