Huawei superó a Apple y ahora va por Samsung

Huawei nació casi de la nada. Era 1987 y Ren Zhengfeien, con apenas 5.600 dólares, fundó en la ciudad pesquera de Shenzhen una empresa que treinta años después es uno de los colosos de la telefonía mundial.

Hoy, Huawei es un importante proveedor de redes pero también uno de los principales fabricantes de smartphones. Recientemente consiguió desbancar a la estadounidense Apple del segundo puesto en cuota de mercado mundial, solo por detrás de Samsung.

El nombre completo de Huawei es “Huawei Jíshu Gōngsī”. La palabra “huawei” en chino tiene significados románticos: “logro espléndido” o “acto magnífico”.

Al comienzo tenía licencia como operadora de telecomunicaciones. Hoy comunica a un tercio de la población mundial. Lo primero que hizo Zhengfeien fue lanzar un modelo de celular. De allí en más no se detuvo. Un celular detrás del otro, siempre con novedades tecnológicas revolucionarias.

En sus inicios ocupó los mercados de pequeñas áreas rurales y pueblos perdidos. Pero el gobierno chino vio que el impulso de esa empresa podía ser irresistible y apoyó a la compañía en variadas áreas. Sus servicios fueron contratados para la construcción y desarrollo de infraestructuras nacionales. El trampolín que necesitaba para despegar.

Se hizo conocida y empezó a cerrar jugosos contratos con empresas como IBM, Vodafone, Telefónica, T-Mobile, Orange y British Telecom (esta última ahora la abandonó).

Hoy, Huawei es el tercer fabricante de smartphones más grande del mundo, con tres grupos de negocios: Carrier, Consumer y Enterprise, que estiman que este año sumarán ingresos por más de 100 mil millones de dólares.

Huawei es la cuarta empresa mundial y la única empresa china en el top 50 que más invierte en investigación y desarrollo. Esa es la clave de la marca: estudiar innovaciones de manera permanente.

Eso la llevó a un récord en un país como China: fue la primera compañía de ese país en vender más de 100 millones de celulares en un año.

Pero la esencia de Huawei es como está formada internamente. Su CEO cambia cada seis meses, para demostrar que la empresa basa su éxito en el liderazgo colectivo. Y eso queda patente en que sus empleados son los dueños de la empresa. El fundador, Ren Zhenfei, solo tiene el 1,4% de las acciones (con tan solo ese paquete ya es la 150º persona más rica de la República China) y el restante 98,6% está repartido entre sus 80.000 empleados.

Y los resultados están a la vista: el Huawei Mate 10 Pro fue seleccionado como el mejor celular del 2017, por la revista Forbes. Con un corazón que la hace distinto: el procesador Kirin 970, propiedad exclusiva de la compañía, el primer chip con inteligencia artificial. ¿Qué significa? El celular aprende lo que hacemos y adapta su modo de funcionamiento, permitiendo desde un consumo más eficiente de la batería a reconocer imágenes.

Según The Economist, Huawei es la compañía más importante en el mundo de las telecomunicaciones y para consultoras externas como Interbrand o Millward Brown Optimor es una de las marcas más valiosas del mundo.

Huawei llegó a la Argentina en el 2003 con una inversión inicial de 20 millones de dólares y 200 puestos de trabajo. De allí en más su participación en el mercado fue in crescendo.

Y la empresa china siempre mira hacia adelante. Para ellos el 4G ya es pasado y trabaja con la conectividad 5G. Siempre tratando de estar un paso delante de los demás.

Comentarios