Tras tres días marcados por protestas y tensión, hubo acuerdo entre los empleados de la cadena de supermercados Emilio Luque y el empresario, por lo que mañana volverán a abrir las puertas de todas las sucursales con normalidad.

Los trabajadores informaron esta tarde que levantarán el paro luego de acordar que les abonarán $ 3.000 a cuenta de los dos tercios del sueldo de mayo adeudados. Además, explicaron que las ganancias de las ventas de mercadería se destinarán a pagar el saldo del salario.

La firma les aseguró que los proveedores se comprometieron a reponer mercadería para volver a llenar las góndolas y atender al público con normalidad.

«La empresa ofrece abonar la suma de $ 3.000 a cada trabajador mañana sábado 22 de junio, requiriendo que retomen sus tareas en el horario habitual este día», dice el acuerdo firmado.

«Asimismo -agrega- nos comprometemos a destinar todo el importe que se recaude en efectivo a saldar los haberes del mes de mayo de 2019. Informamos que vamos a presentar judicialmente un recurso de amparo a fin de destrabar el embargo efectuado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) sobre las cuentas de la empresa».

Comentarios