Insistieron a cada momento en que le entregaran el dinero. Pero fue lo único que no se llevaron de la vivienda, tras amenazar con arma de fuego y atar con alambre a los ocupantes de una vivienda de Tafí del Valle.

Tres desconocidos, al menos, ingresaron el miércoles, a las 3.45, aproximadamente, a una vivienda del barrio Los Cuartos, en la villa veraniega. Sorprendieron a los propietarios con los rostros cubiertos y apuntando con armas de fuego a la cabeza de las víctimas, quienes se despertaban en medio de la noche. “¡Esto es un asalto! ¿Dónde está la plata?”, le gritaron, bien entraron los atacantes, según el testimonio de Dardo González, dueño de casa.

Las agresores sujetaron y amordazaron al hombre, de 54 años, y a su pareja, quienes estaban en ese momento en la cama. Adentro también estaba el hijastro González. Luego se movieron por los distintos espacios interiores y “dieron vuelta todas las pertenencias buscando dinero que tenía guardado, supuestamente”, según la descripción.

También buscaron objetos de valor. González manifestó que en un momento había pensado que eran cinco los invasores, que seguían yendo y viniendo de las dependencias de la propiedad.

Los desconocidos se llevaron un revólver calibre 38 marca Taurus; joyas de oro, dos camperas, un celular, un reloj inteligente y prendas de vestir. De una caja fuerte sacaron las alianzas de casamiento.

Envenenó a los perros

De acuerdo a la denuncia, dos horas antes del ataque, González había visto a través de la venta de su habitación pasar a una persona. El extraño llevaba una campera de color rojo y tiraba en la vereda comida para los cinco perros de la casa, aunque en ese instante no le había dado importancia. Los sospechosos habrían “palanqueado la puerta” para poder acceder a la propiedad, ubicada en avenida Franciscanos (sin numeración).

“Ningún control”

“La situación sigue siendo exactamente la misma desde la agresión. Las averiguaciones no llegaron aún a ningún resultado”, dijo Natalia García Salemi, abogada de la familia González. Contó que el fiscal de Feria del Centro Judicial Monteros, Jorge Carrasco, dispuso la intervención de Criminalística y de la Brigada de Investigaciones Oeste, tras el hecho.

“Hay varias hipótesis, pero con la investigación saldrán a luz los autores y las causas del robo. Hubo un envenenamiento a cinco perros, ataron con alambre a González, quien quedó con marcas. Al parecer, buscaban dinero, ya que había más cosas, pero se llevaron solamente joyas”, expresó la abogada.

A la vez, García Salemi reclamó que en la comisaría de Tafí del Valle “no está presente ninguna autoridad cada vez que se realiza una denuncia”. “Sólo están el agente de turno y personal femenino”, apuntó. “Dijeron que se habían destinado 600 efectivos para la temporada, pero aquí no hay ningún control”, prosiguió.

Respecto a la inseguridad, la letrada explicó que “se trataría del primer caso en Tafí del Valle, en el que una banda entra a una casa para cometer un delito cuando está la gente adentro”. “Hubo otras situaciones, pero no de esta magnitud”, dijo, respecto del ataque a la familia González.

“Sin hechos similares”

Carlos Castro, jefe de Unidad Regional Oeste (URO), expresó que el personal de la Brigada de Investigaciones ha comenzado a actuar en el caso, conjuntamente con agentes de la comisaría local, con el fin de identificar a los autores del hecho. En esa línea, los investigadores ya manejarían indicios que apuntarían a un miembro de la familia, con vinculación con un conocido delincuente de Los Pocitos, en el Gran San Miguel de Tucumán.

El oficial remarcó que “se está trabajando para descartar las vinculaciones que hasta ahora manejan”. Los pesquisas intentan acceder a datos más precisos sobre el ataque y sobre los delincuentes. “Las víctimas se niegan a aportar mayores datos”, expresó Castro.

Según se supo, las víctimas habrían solicitado a la Policía tras el hecho realizar controles a los vehículos y rastrillajes, entre otras medidas.

“Desde que estoy en la Regional Oeste no se presentan hechos similares por esta zona. Hubo casos de personas que habían entrado a una escuela de Monteros para robar mercadería. Pero son hechos que se pudieron resolver”. El jefe de la URO indicó que la zona de alerta se presenta en el área de Lules, por ejemplo.

Comentarios