Luego de una larga persecución en la que participaron móviles de a Policía de Tucumán, Gendarmería Nacional y la Policía Federal, lograron detener en Burruyacu a supuestos narcos que se desplazaban en una camioneta Toyota Hilux con 120 panes de marihuana.

El vehículo se desplazaba a gran velocidad y era perseguida por móviles de Gendarmería Nacional y Policía Federal. La detención se concretó en la localidad de 7 de Abril.

Los ocupantes del vehículo intentaron esquivar el control policial pero rápidamente fueron alcanzados y quedaron detenidos por disposición de la Justicia Federal de Santiago del Estero: llevaban 120 panes de marihuana escondidos en un tacho de chapa de 200 litros.

“La camioneta venía a gran velocidad por la ruta nacional N°34. Al ver la presencia de los uniformados en el control vehicular, con los respectivos conos y cintas reflectivas, el conductor tuvo que disminuir la velocidad y realizó una maniobra intentando evadir el control. Rápidamente, un móvil del puesto policial se sumó a la persecución y a los 600 metros la camioneta fue alcanzada”, explicó el jefe de la Unidad Regional Este, Carlos Valdéz.

En el puesto de control policial, los miembros de las fuerzas nacionales identificaron a los ocupantes de la camioneta. Se trata de dos hombres de 28 y 34 años, ambos oriundos de Santiago del Estero.

Por el hecho tomó intervención el juez federal N° 2 de Santiago del Estero -debido que en esa provincia se había iniciado la persecución-, Sebastián Argivaez ordenó la detención e incomunicación de los dos hombres. También el secuestro del vehículo y de las sustancias.

El jefe de la Policía de Tucumán, Manuel Bernachi, destacó que el rápido accionar policial en el puesto de control vehicular: «se cambió la totalidad del personal policial de los puestos fronterizos, se los capacitó en importantes áreas como el  Narcotráfico, Sustracción de Automotores, Sustancias Peligrosas, Seguridad Vial, Contrabando y  Trata de Personas. Además, se designaron nuevos jefes y por primera vez una Jefa en el Puesto Cabo Vallejo, en el límite con Salta, y se incrementó personal en todos los puestos, dotándolos de más tecnología, entre otras medidas estratégicas».

Comentarios