TEHERÁN, Irán.- El derribo de un dron militar estadounidense, del que Irán afirmó que espiaba sobre su territorio, agudizó los temores sobre un conflicto más amplio en Oriente Medio.

Irán anunció el derribo del avión no tripulado, dedicado a operaciones de espionaje, cerca del estrecho de Ormuz, donde se registraron varios incidentes en el último mes, hecho confirmado por Washington, que, sin embargo, negó que la nave sobrevolara espacio iraní, en un hecho que agrava la tensión bilateral.

El presidente estadounidense Donald Trump dijo que fue “un gran error” y calificó el evento como “un ataque no provocado” en espacio aéreo internacional.

El dron entró en el espacio aéreo iraní en las primeras horas de este jueves, al sobrevolar la región de Koohe Mobarak, en la provincia meridional de Hormozgan, informó la Guardia Revolucionaria.

La Fuerza Aeroespacial de este cuerpo militar de elite fue la encargada de disparar contra el aparato, descripto en la nota como un avión espía estadounidense del tipo “Global Hawk”.

Washington confirmó la veracidad del hecho a través de un funcionario que citó el ABC News, pero más tarde negó que la nave sobrevolara espacio iraní.

El incidente es el último en una escalada de las hostilidades desde mediados de mayo en la región del Golfo Pérsico, una vía crítica para los suministros mundiales de petróleo, que incluyen ataques con explosivos sobre seis buques petroleros en momentos en que Teherán y Washington avanzan hacia una confrontación.

Irán ha negado estar involucrado en los ataques a los petroleros, pero las inquietudes globales sobre una nueva conflagración en Oriente Medio han generado una fuerte alza en los precios del petróleo, que ayer subían más de 3 dólares por sobre los 63 dólares el barril.

La disputa empeoró el año pasado cuando Estados Unidos decidió retirarse de un acuerdo multilateral firmado con Irán para limitar sus actividades nucleares. Más tarde, la riña se agravó cuando Washington impuso nuevas sanciones a Teherán para asfixiar sus vitales embarques de petróleo.

Aumentando la apuesta inicial, Washington dijo que desplegaría unos 1.000 efectivos más, junto con misiles Patriot y drones, en Oriente Medio, que se sumarán al incremento de 1.500 militares anunciado previamente en mayo.

Sepah News, el sitio web de la Guardia Revolucionaria -la fuerza de elite iraní- dijo que un dron “espía” fue derribado sobre la provincia sur de Hormozgan, situada en el Golfo Pérsico, con un misil de fabricación local “3 Khordad”.

“Ilegales y provocadoras”

Estados Unidos discrepó con la versión iraní, y dijo que son falsos los reportes de que su dron volaba sobre territorio soberano. “Este fue un acto no provocado contra un equipo de vigilancia de Estados Unidos en espacio aéreo internacional”, dijo el capitán de la armada Bill Urban, portavoz del comando central militar estadounidense.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán denunció lo que describió como una violación al espacio aéreo del país y dijo que habría consecuencias ante estas acciones “ilegales y provocadoras”.

Un comunicado de la Guardia Revolucionaria dijo que el transmisor de identificación del dron fue desactivado “por violar las normas de aviación y operar en secreto”, según la cadena de televisión iraní IRIB. (Télam)

Comentarios