La Confederación General del Trabajo (CGT) le comunicó al Gobierno que rechaza el proyecto de ley de reforma laboral porque “se pierden derechos”, pero aceptó conformar mesas técnicas para continuar con la negociación.

“No aceptamos la ley tal cual está, tenemos que seguir debatiendo porque así como se redactó se pierden derechos”, sostuvo Héctor Daer, diputado nacional y uno de los principales de la CGT. El encuentro entre las dos partes duró poco más de una hora, menos de lo que se esperaba. Junto a Daer estaba Juan Carlos Schmid entre otros, mientras que por el lado del Gobierno se presenciaron el ministro de trabajo Jorge Triaca, junto a Federico Pinedo, Nicolás Massot y Mario Quintana.

“Algunas cosas son inclaudicables, cambiar la filosofía tutorial de la ley laboral es impensable, lo que está en juego son los derechos de los trabajadores”, sostuvo Daer sobre el proyecto que en uno de sus puntos busca igualar el estatus del trabajador y quien lo contrata. “No tenemos apuro de llegar mañana a un consenso o no, esto cambia mucho la vida de la gente así que hay ser cautos con los acuerdos a los que se lleguen o no”, sugirió.

Por su parte, Schmid aseguró: “El blanqueo y la capacitación permanente son cuestiones que ya están acordadas, pero los cambios de la Ley de Contrato de Trabajo encendieron las luces rojas, por lo que vamos a empezar a discutir la semana que viene”.

Respecto al proyecto de ley, el secretario adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, señaló: “No le pedimos marcha atrás (con el proyecto), sino un método de trabajo con el tiempo suficiente para analizar punto por punto y vamos a arrancar el lunes con el capítulo del blanqueo laboral que ya veníamos trabajando. Rechazamos algunos puntos, pero es un borrador y se nos dijo que algunas cosas pueden ser cambiadas en el marco de la negociación, esto recién empieza…”.

Además de la primera reunión técnica con el Gobierno del próximo lunes, el jueves la CGT tendrá una reunión de Consejo Directivo en la que repasará puertas adentro todo lo relacionado con la reforma laboral. Este proyecto volvió a agitar las tensiones internas de la central, entre aquellos dirigentes dialoguistas que quieren negociar y otros más opositores al Gobierno (moyanismo) que la rechazan de plano e incluso propondrían convocar a movilizaciones o medidas de fuerza contra la iniciativa, como ya lo hicieron las dos CTA.

Moyano contundente

Pablo Moyano, por su parte, fue más contundente contra el Gobierno y sostuvo que la iniciativa es “anti obrera y prevé rebajas salariales y de puestos de trabajo”. “El Gobierno decía en la campaña que no iban a hacer una reforma como Brasil sino una reforma como Argentina, pero es una reforma anti obrera, que prevé rebajas salariales y de puestos de trabajo, y apunta contra el convenio colectivo de trabajo”, sentenció.

Por último, el hijo mayor de Hugo Moyano agregó: “La reforma laboral es peor que la de los noventa de (Carlos) Menem. Si el gobierno se cree envalentonado por el triunfo electoral y cree que va a venir contra los trabajadores, hay un movimiento obrero que se va a poner al frente de los reclamos”, y finalizó: “Con esto volvemos a la esclavitud. Nadie puede estar a favor de ésta reforma laboral que es ir en contra de los trabajadores. Siempre apostamos al dialogo, la sorpresa fue que aparecieron borradores nada que ver con lo que se había hablado antes”.

Comentarios