Un hombre de 53 años cuya identidad no ha sido relevada a petición de la familia ha recibido un sentido homenaje de despedida en el hospital St. Luke’s Meridian de Idaho (EE UU) mientras se dirigía al quirófano para ser desconectado y posteriormente donar todos su órganos.

La familia del donante autorizó la grabación y difusión del vídeo, en el que se puede observar a decenas de trabajadores y pacientes del hospital de Idaho en riguroso silencio, de pie, acompañando al paciente en sus últimos minutos de vida de camino al quirófano por los pasillos del centro médico.

“Se encontraba en la UCI del hospital y le trasladábamos a la sala de operaciones, donde se le retiró el soporte vital y trasladó en paz junto a su familia”, han relatado desde el hospital, donde no es la primera vez que realizan este singular “pasillo de respeto”.

“Es una forma de homenajear a la familia que ha tomado una decisión difícil”, dijo una portavoz del hospital al diario local Idaho Statesman.

Este hospital realizó su primer “pasillo de respeto” hace unos años después de que falleciera el hijo de un empleado.

Comentarios