Por todos lados se habla de Fortnite. Tus hijos y sobrinos lo juegan desaforados. Tus papás y tu pareja no tienen idea por qué estás tan copado jugándolo y consultan a quien sea para decidir si te dejan seguir o si te desconectan.

Acá no paramos de decirles que es el juego del momento, un exitazo mundial en los negocios del entretenimiento, un fenómeno social épico. Pero todos los días un colega, un cuñado, un amigo nos tira una inquietud: “¿Le tengo que comprar el iPhone a la nena?”, “¿Es muy violento?”, “Decime por qué mi hijo se grita con su mejor amigo a través de la tele”.

Así que acá armamos esta guía para papás, mamás, tíos y abuelas desorientados ante quizás el fanatismo digital más propagado en esta década (más incluso que lo que fue el furor de Pokémon Go).

1) ¿De qué se trata Fortnite?

Primero lo primero: el Fortnite con que los pibes están excitadísimos se llama Fortnite Battle Royale (el Fortnite Save The World tiene una dinámica distinta).

Como dice su nombre, es un juego del género “batalla real”. Esto significa que no tiene una historia tan predefinida. Lo que hay es un mapa y jugadores que lo recorren e intentan que los demás mueran antes que ellos.

Para sobrevivir, entonces, los jugadores tienen que formar equipos, explorar el territorio, conseguir armas y recursos, hacer construcciones, esconderse y moverse, defenderse y matar.

Una partida comienza con la llegada de todos los jugadores a una isla y termina cuando queda sólo uno vivo (o un equipo). En el medio, puede pasar de todo.

En ese sentido, podría decirse que Fortnite pone en juego, además de la motricidad fina propia de los videojuegos de acción, habilidades sociales, pensamiento táctico y estratégico, diseño, ingenio y creatividad.

2) ¿Cómo se juega a Fortnite?

Cada jugador de Fortnite elige un seudónimo y se le asigna un avatar, esto es, un personaje que lo identificará en todas las partidas.

Hay distintas formas de jugar al Fortnite.

– Playground: un modo de práctica, donde los jugadores tienen vidas ilimitadas y pueden recorrer, construir y practicar en el mapa durante un tiempo determinado.

– Solos: el jugador participa de manera individual.

– Dúos y Escuadrones (“squads”): el jugador participa con una pareja o un equipo (de 4 integrantes) que puede formar con sus contactos o con desconocidos a través del emparejamiento que hace el sistema.

– Batallas 50 v 50: partidas en las que se enfrentan dos escuadrones de medio centenar de jugadores cada uno.

La dinámica de la partida empieza por un viaje en un colectivo volador que cruza la isla. Cada jugador decide cuándo quiere saltar del colectivo, y luego planea con el cuerpo y con un ala deltahasta llegar al punto en el que quiera comenzar a jugar.

En el territorio consigue recursos de construcción (madera, metales, etc.) con un “pico” (“axe”) y tiene que explorar para conseguir armas y otro equipamiento ofensivo y defensivo.

El objetivo es ser el último (jugador o equipo) en pie. Y el mapa de la isla se va volviendo cada vez más estrecho por una tormenta que la rodea. Es decir, a medida que pasan los minutos “el ojo de la tormenta” se achica y esto obliga a que los rivales se crucen, se ataquen y se maten.

3) ¿Cuánto dura una partida de Fortnite?

Esto les interesa a muchos padres y muchas parejas de jugadores, cuando los encuentran con la nariz en la pantalla y les dicen: “Esperá que termine esta partida”.

La cuestión es que como se juega en línea con otros usuarios, a diferencia de otros juegos, no hay forma de “pausar” el Fortnite. Si uno interrumpe una batalla más que un momento, es probable que muera en manos de otro jugador o que afecte a sus compañeros de equipo.

Entonces, la duración de un match depende en primer lugar de la habilidad (y suerte) del jugador: cuánto es capaz de mantenerse vivo. Yo, sólo unos minutitos.

Pero las partidas no son infinitas. El avance de la “tormenta” es lo que marca el paso del tiempo y asegura un final luego de unos 20 minutos (a veces más, a veces menos).

4) ¿Es Fortnite adictivo?

No contamos con investigaciones sólidas porque es un fenómeno muy reciente (el juego debutó en 2017). Hay sí algunos datos, detalles e ideas (desde la experiencia o el sentido común) para sumar al debate y a las decisiones domésticas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró recientemente que la “adicción a los videojuegos” es una enfermedad. Según esta nueva clasificación, el primer síntoma es la pérdida del control sobre la frecuencia, intensidad y duración de la actividad.

En eso hay que atender a los jugadores de Fortnite. Las partidas son relativamente cortas, pero en general dan ganas de jugar una atrás de la otra y eso hace que muchos pasen noches enteras en batallas.

Aparte de los incentivos que ofrece el mismo juego (como su paisaje colorido, las misiones y sus recompensas), es común que estas situaciones alarguen el tiempo de juego:

 te matan rápido, entonces entrás a otra partida para sacarte las ganas (con una bronca a veces insaciable).

– conseguís algunos logros durante la partida, como matar a algunos rivales, buenas construcciones, jugadas ingeniosas o buen tiempo de supervivencia, pero te dan ganas de perfeccionarte y alcanzar un lugar más alto en la tabla de resultados.

 ganás una partida, y la victoria es tan dulce que querés conseguir otra.

“Como con las apuestas, es difícil alejarse cuando uno cree que la buena suerte está a la vuelta de la esquina”, dice la psicóloga Lisa Damour, una especialista en adolescencia.

Por eso conviene que, como con las redes sociales (en las que también tenemos una performance y nos recompensan y estimulan con “me gustas”), se busquen formas de medir el tiempo de juego de manera razonable.

Quizá sirva pactar un límite de partidas diarias o los horarios y días en los que se juega. Damour recomienda fijar los “límites de manera positiva”: más que oponerse al Fortnite, apoyar y respaldar las actividades de los chicos fuera del juego.

Según Andrew James Reid, un doctor en diseño de videojuegos de la Glasgow Caledonian University, el furor por Fortnite tiene que ver menos con el concepto de “adicción” que con el de “motivación” (caracterizado por la autonomía del individuo, la posibilidad de perfeccionamiento y la experiencia con propósito).

“Detrás de sus colores llamativos, sus fantásticos obstáculos y sus escenarios desmesurados, –y de la afirmación sin evidencias de que los juegos son ‘adictivos’– hay un mapa de motivación bien diseñado, que alienta a los jugadores a retomar, jugar y jugar un poco más”, sostiene Reid.

Pero de todos modos hay que ser cuidadosos y estar atentos, incluso al involucramiento con Fortnite fuera del juego. Los más fanáticos, advierte Damour, pueden pasar horas mirando transmisiones de batallas de otros jugadores en Twitch, videos de partidas en YouTube o leyendo sobre el juego en foros y redes sociales.

5) ¿Qué se necesita para jugar a Fortnite?

Una de las razones del éxito de Fortnite Battle Royale es que es un juego multiplataforma como pocos. Esto significa que se puede jugar prácticamente desde cualquier equipo con conexión a internet.

 En las consolas XBox One y PlayStation 4 (PS4).

– En la consola portátil Nintendo Switch.

– En los teléfonos iPhone.

 Y en computadoras (PC de escritorio y laptops).

Se espera que pronto sea la llegada del juego a algunos celulares con Android. Pero todavía no está tan claro desde qué día ni en qué modelos. La compañía sí confirmó que no estará disponible en Google Play, sino que habrá que bajarlo desde su sitio web.

Eso es fundamental para tener en cuenta antes de un cumpleaños o del Día del Niño. Hoy muchos chicos están pidiendo que les regalen dispositivos para jugar. Si se piensa invertir en una computadora, es clave revisar las especificaciones recomendadas (lean esta guía de requisitos de Fortnite para PC).

Otro dato clave es que Fortnite es un juego “cross-play”: en un mismo equipo puede haber jugadores desde la PC, desde la Switch y desde el iPhone. Así que no es necesario que un chico tenga el mismo dispositivo que sus amigos (hasta ahora el único problema fue entre la Switch y la PS4).

Por último, está el tema de los accesorios. Los gamers más “hardcore” querrán tener teclados, mouse, joysticks y hasta sillas de nivel “pro”. Pero lo que no le puede faltar a cualquier jugador es un buen par de auriculares con micrófono. Este tipo de juegos requieren no sólo sumergirse en el sonido ambiente, sino tener una comunicación fluida con los compañeros de equipo.

6) ¿Hay que pagar algo en Fortnite?

No. El Fortnite Battle Royale se descarga gratis para todos los dispositivos. Y hasta ahora no hay ninguna necesidad de comprar nada dentro del juego para disfrutarlo.

Para los usuarios de PC la descarga se hace de manera gratuita desde el sitio de Epic Games. La empresa sólo exige un registro y va guiando en los pasos para instalar el juego en el equipo y comenzar las partidas.

El costo inevitable es la conexión a internet. Aparte del costo en datos de descargar el juego (puede llevar un rato), todas las batallas se juegan en línea. Y para que el juego funcione bien, se necesita una conexión al menos medianamente veloz.

Después, muchos jugadores se tientan con otros gastos. Y en esto hay que ser muy cuidadosos, explicárselo bien a los menores y controlar qué hacen.

El gran negocio de Fortnite son las micro-transacciones dentro del juego. Se pueden comprar disfraces, objetos y gestos. Pero la empresa aclara una y otra vez que son compras “cosméticas” que no tienen ninguna incidencia en el juego.

Parte del carisma de Fortnite son los disfraces que lucen los personajes, los bailes que hacen tras matar a alguien, los adornos que les ponen a sus armas, las formas caricaturescas de sus picos y la exuberancia de sus ala deltas. Pero, repetimos, eso no le da ventaja competitiva al jugador.

Y también se pueden comprar los “battle pass” (“pases de batalla”, en español). Esto es un poco más complejo. Fortnite tiene “temporadas” (desde julio, está en la quinta) y en cada una hay “desafíos” (objetivos) que, una vez cumplidos, permiten sumar puntos de experiencia y obtener recompensas (gestos, bailes, objetos, etc.).

Entonces, la compra del pase de batalla entrega automáticamente disfraces exclusivos y permite que el jugador participe por ciertas recompensas especiales.

Hay una opción “sin obligación de compra”. Son los “free battle pass”, es decir, pases gratuitos que permiten participar por desafíos de la temporada pero no por las recompensas especiales ni los disfraces exclusivos.

Los “battle pass” caducan una vez que termina la temporada en la que fueron adquiridos y, de querer seguir, hay que pagar uno nuevo. Pero los accesorios conseguidos como recompensa en las misiones del pase, duran para siempre.

El último gasto que a uno se le puede ocurrir (aparte del hardware) es un tutor. Ya está pasando en Estados Unidos y no es de extrañar que surja la idea acá: padres que contratan entrenadores para que sus hijos jueguen mejor.

7) ¿Es Fortnite un juego violento?

Esta es una de las discusiones que bastante se escuchan en las mesas familiares. A algunos adultos les preocupa que los chicos estén compitiendo a matar o morir. Pero eso, convengamos, es una dinámica que existía ya en otros videojuegos y también incluso fuera de ellos.

Ahora, acá hay algunos puntos que está bueno que los padres sepan, tanto para decidir si dan permiso a sus hijos más chicos o también para acompañar a los más grandes y guiarlos en la experiencia de ser un fortnitero (porque no está bueno darle la espalda a cualquier cosa que hagan con voluntad e intensidad).

Primero, es un juego calificado para adolescentes. Eso a algunos les puede servir de advertencia general, ya que atrae mucho a chicos más chicos.

Segundo, tiene un estilo colorido, una estética como de dibujo animado. Ni los personajes ni las muertes son representaciones realistas (como pasa en otros juegos), por lo que es un juego ni sangriento ni macabro.

Tercero, hay armas. Los jugadores indefectiblemente tienen que aprender a manejar rifles de asalto, pistolas, metralletas, escopetas y bazucas.

Y cuarto, tiene una narración abierta. Esto significa que no se sabe qué van a hacer los jugadores mientras los acorrala la tormenta. Las posibilidades no son infinitas pero algunos jugadores pueden actuar con malicia o comunicarse con lenguaje subido de tono o agresivo.

8) ¿Cómo es el contacto con desconocidos en Fortnite?

Cuando un usuario quiere jugar una partida en modo Dúo o Escuadrón, tiene la opción de pedirle a Fortnite que “llene” su equipo, es decir, que lo empareje con otros jugadores de similares características (nivel, región).

En las partidas, hay una comunicación abierta dentro de los equipos. Los compañeros pueden hablarse a través del micrófono o escribirse brevemente por chat (en consolas y PC). Por eso, los chicos pueden estar expuestos a insultos, obscenidades, bullying u otros riesgos de este tipo de comunicaciones.

Luego, también pueden quedar en contacto con un usuario que conocieron en una partida. La particular camaradería que se da en las batallas invita a sumar “amigos” para incluir en próximos equipos.

En cierto sentido, ese costado social, cierto sentido de pertenencia, puede animar conductas positivas, de compañerismo y trabajo en equipo. Pero a la vez habilita a los jugadores a relacionarse fuera de las partidas en los “salones de chat” que ofrece Fortnite.

El peligro entonces, como en muchos otros juegos desde que existe internet, es que los menores empiecen a conversar con otros usuarios que después quieran seguir la relación por WhatsApp, mail o en vivo, y que no tengan buenas intenciones.

Una salvaguarda para esto es que los padres desactiven la función de conversación oral (“voice chat”) en las opciones del juego. De ese modo se bloquea la charla con extraños durante las partidas de Fortnite.

9) ¿Es Fortnite para chicas?

Sí. Fortnite ya es un juego muy popular entre las mujeres, sobre todo desde que se lanzó su versión para iPhone (y más lo será cuando llegue a Android).

La perspectiva de género es algo característico de Fortnite. Es uno de los primeros juegos de disparos que se publicita a través de personajes femeninos (algo que generó polémica en un segmento tradicionalmente dominado por los hombres y una mirada machista).

Fortnite tiene una distribución más inclusiva de los géneros de sus personajes: en mayo, Bloomberg calculó que alrededor de un 35 por ciento eran mujeres (una proporción bastante alta para el sector).

Además, en principio, uno no puede elegir su propio avatar en FortniteEl juego decide si uno es mujer, varón, negro o rubio, salvo que uno compre y use un disfraz que sea para un determinado género o apariencia.

Celia Pearce, una profesora de la Northeastern University, destaca que hay personajes femeninos con rasgos más masculinos y personajes masculinos que se ven más femeninos. “Fortniteparece haber tenido muy en cuenta la representación (de género) en el diseño de personajes”, señaló. “Todavía hay cuerpos hipersexualizados, pero no sobre-sexualizados como vemos en otros juegos”.

De todos modos, advierte la académica, persiste una “tóxica cultura masculina” que motiva a acosar a los jugadores que se identifican como mujer. “Aunque como compañía decidas diseñar un juego más inclusivo, eso aún no es suficiente”, se lamenta.

10) ¿Cuál es la diferencia con el PUBG?

El PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG) es el primer gran éxito del género “batalla real”. La dinámica es muy similar (jugadores que caen a un territorio en paracaídas y juegan a matarse solos o en equipos).

El PUBG tiene versiones pagas para descargar en PC y algunas consolas, pero es gratis en celulares con Android. Eso lo vuelve bastante popular entre los chicos que tienen su primer celular.

Pero por más que su instalación no tenga costo, es un juego que impulsa agresivamente su oferta de micro-transacciones. A diferencia de Fortnite, PUBG también vende “cajas” (“loot boxes”) por las que uno paga sin saber cuál serán sus recompensas. Esas son ventas que han generado controversia y que algunos países han advertido que puede motivar a conductas como las que activan las máquinas tragamonedas.

Por otro lado, PUBG tiene una estética realista. Los personajes son hombres y mujeres que se equipan y arman cual fuerzas paramilitares, y pelean en territorios que bien podrían existir en Europa, Norteamérica o Asia.

Las armas y vehículos imitan al detalle, en apariencia y funcionamiento, a rifles, escopetas, pistolas, granadas, jeeps y motocicletas que existen en la realidad. Y hay sangre, heridas y destrucción realistas.

Por último, también es de notar, que en el PUBG hay una conversación aún más abierta entre conocidos y desconocidos. Cuando uno entra en una partida puede habilitar un canal de audio con todos los participantes de la batalla, incluso los rivales.

11) ¿Qué palabras usan a veces los jugadores de Fortnite?

Un buen paso para entender a los fortniteros, es conocer su lenguaje. Acá, esbozamos un pequeño diccionario de Fortnite con palabras inventadas o ya existentes, pero que se suelen escuchar entre sus jugadores.

Baneado (del inglés “ban”): la expulsión de un usuario del Fortnite por violar sus políticas del juego. El “baneo” puede durar horas o días.

Emotes (se suele pronunciar algo así como “emouts” o “imouts”): son los gestos, bailes y movimientos especiales que hacen los jugadores en especial cuando logran un kill o una victoria. Algunos son tan populares que se imitan y practican fuera del juego, incluso como festejos de fútbol.

Farmear (del inglés “farm”): es cuando los jugadores salen a recolectar recursos y municiones en el campo de juego.

Grifeo (del inglés “griefing”): la conducta de usuarios que sólo buscan irritar y molestar a otros en un juego.

Kills (tal como en inglés): los asesinatos que se logran en la partida. Es común que los chicos estén midiendo “cuántos kills” logró cada uno en una batalla.

Lagueo (del inglés “lag”): cuando los problemas de conexión, hacen que la imágenes e interacciones del juego pierdan dinamismo y sincronía con el resto de los jugadores.

Loot lootear (pronunciada “lutear”): son los botines (armas y equipamientos) que se agarran en el mapa, en especial tras la eliminación de un enemigo. Muchas veces jugadores que son amigos o compañeros se pueden enredar en peleas feroces porque uno “le robó el loot” a otro.

Noob (se pronuncia “nub”): forma peyorativa de llamar al jugador novato e inexperto. Ningún chico quiere que lo traten de noob.

PaVos (en inglés, V-bucks): la moneda oficial de Fortnite, se consigue sólo con dinero. Hay que cuidarse de las estafas que ofrecen PaVos fuera de la plataforma de Fortnite.

Presumir / Alardear: estos juegos insisten con que uno luzca sus logros en las redes sociales o ante sus amigos. (Y ponen de moda estas palabras).

Respawnear (del inglés “respawn”): cuando un jugador vuelve a entrar a una partida después de morir. Sólo ocurre en algunos modos especiales de Fortnite, como Playground.

Rushear (se pronuncia “rayear”): cuando los equipos asumen una posición ofensiva y salen a buscar enemigos con actitud agresiva (para matarlos, desde ya).

Skins: los disfraces o “pieles” que se pueden poner a los personajes, las armas, los picos y los ala deltas.

Stream (se dice “strim”): la transmisión de una partida que se hace a través de YouTube o Twitch. Hay chicos que se pasan noches enteras viendo cómo juegan otros (youtubers o streamers).

 

Comentarios