El 24 de septiembre pero de 1812, la historia de la Argentina se escribió una página dorada en la  historia de nuestro país y en la nuestra pequeña provincia, también.

Como cada año no tan sólo recordamos la Batalla de Tucumán, ganada por Belgrano y sus hombres, sino también la de la Virgen de la Merced. ¿Por qué? Porque sus historias están ligadas la una a la otra.

El 24 de septiembre de 1812 se llevó a cabo la Batalla de Tucumán, uno de los combates más importantes de la lucha por la independencia Argentina. Unos 800 soldados argentinos, al mando del general Manuel Belgrano, derrotaron a casi 3000 soldados realistas.

En la mañana día del combate Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. En el parte que transmitió al gobierno luego de la victoria, Belgrano hizo resaltar que se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas. El parte decía textualmente: «La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos».

Tras esa victoria, Nuestra Señora de la Merced, se convirtió en Patrona y Generala del Ejército Argentino. En 1813 La Parroquia de La Victoria, comenzó a funcionar como tal, designada por pedido de Manuel Belgrano y le fue asignada como Sede esta iglesia de Nuestra Señora de La Merced.

Históricamente es la segunda parroquia creada en la ciudad de San Miguel de Tucumán, después de la Matriz o actual Catedral.

Comentarios