Las medidas que el gobierno de Mauricio Macri impuso a fines del año pasado y a comienzos de 2018 están teniendo consecuencias directas en la opinión pública. Según las últimas encuestas de la Universidad de San Andrés y de Ricardo Rouvier & Asociados, la imagen positiva del Presidente sufrió una caída drástica desde que el “reformismo permanente” se impuso como eje de su gestión. En paralelo, las valoraciones negativas subieron considerablemente, mientras el dólar escala a récords históricos y a los tarifazos de la luz, el gas y el transporte se suman los aumentos de combustibles y de las prepagas.

Según el relevamiento de la Universidad de San Andrés, la opinión positiva de Macri cayó la friolera de 14 puntos en tan sólo dos meses. El sondeo señala que la “mayor resistencia de la sociedad” a la figura presidencial se explica por el impacto de las reformas previsional, fiscal y tributaria, que recortó en conjunto 100 mil millones de pesos a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH. El nivel de insatisfacción del electorado se ubica ahora en el 59 por ciento, entre los “muy insatisfechos” (27) y los insatisfechos (32). De acuerdo con la encuesta, la satisfacción general pasó del 53 por ciento en octubre, tras el triunfo electoral en varios distritos clave, al 39 por ciento en enero, después de que se consumó el recorte a los haberes jubilatorios y del “affaire Triaca”.

En el detalle, los investigadores de la Universidad de San Andrés señalaron que gran parte de la drástica caída de Macri se debe a la reforma previsional y a los tarifazos. La reforma previsional, por ejemplo, fue rechazada por el 61 por ciento de los encuestados y sólo apoyada por un 29 por ciento. La reforma laboral, ahora postergada, también generó un 53 por ciento de rechazo y un minoritario 36 de aprobación.

En la misma sintonía, el relevamiento de Rouvier & Asociados señaló que la imagen del Presidente cayó alrededor de cuatro puntos solamente en lo que va de enero, porque pasó de 48,8 a 44,6 por ciento. En paralelo, la imagen negativa subió del 47,9 al 52,4 por ciento. Igual suerte corrió la opinión negativa sobre su gestión, que creció del 50,4 al 55,3 por ciento, mientras que la positiva bajó 5 puntos, del 47,2 al 42,2 por ciento.

Comentarios