La situación de la UCR de Tucumán, con los mandatos de su conducción vencidos desde octubre y el calendario de los ancicipados comicios provinciales en marcha, parece destinada a la intervención.

Voceros de distintas corrientes del radicalismo confirmaron a LA GACETA que, si bien inscribirán listas para la contienda interna convocada para el 31 de este mes, dos días antes de esa fecha vence el plazo fijado por la Junta Electoral Provincial (JEP) para la presentación de frentes y alianzas electorales que participarán en la votación del 9 de junio. Así, para evitar que por razones administrativas o por planteos judiciales el centenario partido quede fuera de Cambiemos en Tucumán, es inminente la designación de un interventor, seguramente de otra provincia. De ser así, la normalización del radicalismo llegaría después de la elección de gobernador.

La anterior junta de Gobierno, presidida por Julio César Herrera, convocó a internas para renovar las autoridades del distrito para septiembre pasado. El sector de los legisladores Ariel GarcíaFernando Valdez y Raúl Albarracín denunció entonces que unas 4.000 fichas de afiliaciones no habían sido incluidas en los padrones. La Justicia Federal les dio la razón y las primarias fueron aplazadas para octubre. Finalmente, tampoco se realizó entonces. Los mandatos caducaron y, como establece la carta orgánica local, la agrupación quedó a cargo del titular de la convención provincial, el ex legislador Federico Romano Norri, “al solo efecto” de llamar a internas. Este condicionamiento determina que si Romano Norri avanzase con otras medidas relativas a la vida institucional del partido, como la celebración de alianzas, esa decisión podría judicializarse.

Se van anotando

Mientras tanto, los referentes de la UCR avanzan con los requisitos para competir en las internas. Hoy vence el plazo para la presentación de candidatos. Con Herrera fuera de la lista “oficial”, la provisoria gestión actual impulsa al legislador Luis González, quien encabeza la corriente “Arturo Illia”. El ex intendente de Simoca contaría con el apoyo de algunos de los principales dirigentes de la UCR provincial, como la senadora Silvia Elías de Pérez y el diputado José Cano.

El viernes pasado ya formalizó su participación García, vicepresidente segundo de la Legislatura. El líder de los “Boina Blanca”, precandidato a gobernador, estará acompañado por Valdez y Albarracín, por la diputada nacional Teresita Villavicencio y por el intendente de Bella Vista, Sebastián SalazarMoisés Ariel García, hijo del legislador y secretario del Interior en el comité nacional de la JR, es el postulante a conducir la Juventud Radical local.

A fines del año pasado, Esteban Ávila, de la lista Morada, había ratificado sus intenciones de competir por la presidencia. También tenía interés en postularse el ex legislador Jorge Mendía.

De todas maneras, la versión de una intervención por parte de la UCR nacional tomó fuerza en la sede de Catamarca 851. Lo más posible, indicaron las fuentes, es que se busque a un dirigente foráneo, con los objetivos de evitar más tensiones y de que ninguno de los radicales locales afronte el costo político de muchas decisiones clave.

Dos de tres

La situación de la UCR es similar a la del PRO tucumano, también intervenido. Así, de los tres aliados centrales a Cambiemos en Tucumán, sólo el Partido por la Justicia Social (PJS), que lidera el intendente Germán Alfaro, está regularizado en su vida interna.

Los radicales procuran cerrar el conflicto de sus autoridades cuanto antes. Los operadores políticos del Gobierno nacional pusieron el viernes próximo como plazo final para anunciar la fórmula en Tucumán. Según el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, las encuestas serán una herramienta clave (ver nota aparte). Los cuatro precandidatos que “blanquearon” sus intenciones de disputar la gobernación el 7 de febrero, durante la visita a la provincia del ministro del Interior. Rogelio Frigerio, son Cano, quien viene liderando las encuestas de opinión; Elías de Pérez, quien cuenta con el aval de los intendentes radicales; el subsecretario de Interior de la Nación Domingo Amaya, dirigente del “riñón” de Frigerio, y el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay, con ascendencia en la UCR nacional.

Las conversaciones para lograr un consenso son contrarreloj. Hay sectores que impulsan un binomio con un radical y un peronista, en ese orden o viceversa. Desde el PRO también pujan por llegar a la candidatura a vicegobernador. Y Mariano Campero, jefe municipal de Yerba Buena, ha dicho en LA GACETA, en dos oportunidades, que quiere un binomio puramente radical.

En principio, la Casa Rosada contará el miércoles con los resultados de una encuesta, aunque se espera que pueda alumbrarse alguna definición antes de apelar a ese instrumento. El viernes, aparentemente, es el último plazo para anunciar los candidatos.

Comentarios