Pasadas las 11:46 los diputados opositores habían juntado 128 presentes para comenzar la sesión para debatir un freno a los tarifazos en los servicios públicos pero no lograron alcanzar el quórum necesario de 129. En ese escenario, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dijo que sólo esperaría ocho minutos más, aunque varios legisladores lo acusaron de “poca tolerancia” en comparación con sesiones donde el oficialismo busca el quórum. Finalmente la sesión se levantó en medio de una polémica maniobra: el diputado del PRO Javier Pretto se acercó hasta la banca de Alfredo Olmedo, que estaba dispuesto a acompañar la sesión, y el salteño abandonó abruptamente el recinto. “Chanta, corrupto, atorrante, papelón”, le gritaron cuando regresó, una vez caída la sesión.

“Lo que acaba de pasar es bochornoso”, se quejó desde su banca Graciela Camaño, que remarcó que “todos vimos como un diputado fue hasta la banca de Olmedo y le pidió que se vaya”. “El diputado Olmedo acaba de hacer lo peor que hace la política que es prestarse a una jugada como dejar una sesión sin quórum, una sesión sobre un tema que pega de frente a los ciudadanos argentinos. Usted conspiró contra el quórum”, le reprochó la diputada del Frente Renovador a Monzó por no haber impedido la maniobra de Cambiemos.

Minutos antes, el representante por Salta Somos Todos había pedido la palabra para reclamar que se levantara la sesión y, sobre todo, remarcar que él había estado presente para habilitar el debate. “Ya se pasaron de tiempo”, pidió el diputado de la campera amarilla, que hizo hincapié en lo importante de la sesión convocada. “Una vez más la política fracasa en nuestro país, no se le da una respuesta a la gente. Yo estoy desde el principio pero falta uno para que empecemos a sesionar. Presidente Macri estoy acá para apoyarlo, podemos estar de acuerdo o no…”, fueron las palabras de Olmedo hasta que fue interrumpido por el presidente de la Cámara para levantar el debate.

Comentarios