Miguel Ángel Ortiz, asesinado en el barrio San Roque, fue despedido ayer por sus amigos. Los allegados le dieron el último adiós al fallecido, de 32 años, con un cortejo fúnebre tumbero (foto), que incluyó tiros al aire con pistolas.

El acompañamiento se conoció luego mediante imágenes que se viralizaron en las redes sociales. Así, la Policía comenzó una investigación para determinar a las personas que realizaron los disparos.

En las algunas grabaciones, se observó a simpatizantes del “Santo” con paraguas, trompetas y camisetas del club, quienes podrían ser integrantes de “La banda del Camión”, una de las facciones de la barra brava de San Martín.

Comentarios