El aumento del 30% promedio en la tarifa del gas, que rige desde hoy en todo el país, amenaza con licuar los descuentos de los que gozaban las 50.000 familias tucumanas beneficiarias de la tarifa social. El viernes, el ministro de Energía de la Nación, Javier Iguacel, confirmó el incremento en los valores del gas natural y las modificaciones en el cuatro tarifario. Además del aumento general del 30% al 35%, Energía recortó las transferencias en tarifa social a los excedentes sobre el “consumo base”. Así, una vez que se supere el consumo máximo de metros cúbicos subsidiados, los beneficiarios de la tarifa social deberán pagar el excedente al 100%, mientras que antes pagaban sólo el 75%.

En Tucumán, el 26% de los casi 200.000 clientes residenciales gozan de los beneficios de la tarifa social federal. Según un documento de la Defensoría del Pueblo, el tope está en 67 metros cúbicos al mes. En la web del Enargas, se puede calcular que usar un calefón de 12 litros durante una hora por día significa un consumo de 60 metros cúbicos por bimestre. Es decir, un gasto mínimo extra significará estar por encima de lo establecido como tope en la nueva tarifa social.

“De esta manera, el usuario que tenga el beneficio de la tarifa social pero consuma -por ejemplo- 150 metros cúbicos, tendrá el beneficio sobre el bloque base de consumo, que va desde los 19 metros cúbicos para el verano hasta los 60 metros cúbicos para el invierno. El resto (de los usuarios) pagará tarifa plana sin subsidios”, explicó el defensor del Pueblo, Fernando Juri Debo. El ombudsman adelantó que hoy se reunirá en Escobar, Buenos Aires, con sus pares de todo el país, para evaluar algunas medidas en conjunto.

Además del impacto en la tarifa social, el resto de los usuarios también sufrirá modificaciones. Por ejemplo, la eliminación del 10% en las tarifas de gas para los usuarios residenciales que consumían menos que en otros períodos. “Se recorta el beneficio y se eliminan los descuentos por ahorro de consumo respecto del año base (2015) que estaban vigentes. De esta manera el beneficio de la tarifa social en el gas natural prácticamente desaparecerá como tal y generará, sobre todo en invierno, facturas que serán imposibles de pagar para los sectores de menos ingresos en la provincia”, alertó Juri Debo.

La medida, sellada mediante la Resolución 14/2018, y publicada el jueves en el Boletín Oficial, apunta a reducir hasta $ 2.350 millones de los gastos energéticos previstos para 2019.

La Nación también modificó las “tarifas máximas” para las entidades de bien público, con una reducción del consumo del 15% o mayor. Desde octubre, a estas entidades se les aplicará el cuadro tarifario para usuarios con reducción del consumo igual o superior al 10%.

Asimismo, la medida incrementó de 2,58 a 2,96% el recargo sobre el precio del gas natural en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST), que se cobra de más en cada factura. El artículo 75 de la Ley N° 25.565 establece que este “recargo” se debe destinar al pago de viejas deudas del Estado con distribuidoras de gas, a subsidiar la carga social y a solventar a empresas que aplican “tarifas diferenciales” en Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Río Negro y La Pampa, y en las ciudades de Carmen de Patagones y Malargüe.

Comentarios