“Tomamos droga y alcohol y no sabemos cómo llegamos a eso”. Eso fue lo que dijeron el jueves por la noche los dos tíos de Sheila Alejandra Ayala en la comisaría.

Se trata de Fabián González y su pareja, que viven en la casa contigua al predio en el que un equipo de la Policía Bonaerense encontró a la tarde el cuerpo de la nena de 10 años, dentro de una bolsa de plástico, debajo de un colchón, entre una pared y una medianera.

La confesión de los tíos ante el comisario no sirve como prueba, por eso, deberán reconfirmarla ante el juez de Garantías de San Martín, Mariano Grammático Mazzari, y el fiscal de instrucción local, Gustavo Carracedo, que se encuentra en la Dirección de Investigaciones (DDI) de San Miguel.

Una testigo declaró ante los investigadores que escuchó que Sheila le contestó a una mujer: “Ahora voy tía”. Esa fue la última vez que vieron el domingo a la nena. El jueves, tras cuatro días de búsqueda, apareció muerta muy cerca de la casa de esa señora y su marido.

El tío detenido por el crimen, Fabián Ezequiel González Rojas, tal su nombre completo, nació el 19 de enero 1994 en la ciudad de Encarnación, Paraguay, pero vive en el barrio Trujui, de la localidad bonaerense de San Miguel, donde trabajaba como albañil.

Su mujer, Leonela Ayala, tiene 25 años. Los dos se mostraron ante las cámaras de televisión muy preocupados por la desaparición de la nena. Tras cuatro días, no aguantaron: confesaron todo.
Fuente: TN

Comentarios