El radicalismo ya no quiere ser un actor de reparto en el oficialismo. Más allá de algunos pocos puestos, son pocos los cargos que el macrismo entregó a quienes son sus socios desde marzo de 2015. Es por eso que buscan ganar protagonismo de cara al próximo año.

Este martes las autoridades del Comité Nacional de la UCR, con Alfredo Cornejo como presidente, se reunirán para analizar la situación económica del país y para analizar la estrategia parlamentaria.

Los radicales aspiran a que el cambio de reglas en el sistema de elecciones, que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ya avisó que impulsará, abra la fórmula presidencial para que, eventualmente, Macri convoque a un «boina blanca» para ser su vice desde 2019.

La reforma política que el oficialismo logró aprobar en la Cámara de Diputados en octubre de 2016 y que naufragó más tarde en el Senado procuró establecer la boleta electrónica y paridad de género, pero también fijaba que ya no se elija en las PASO un vicepresidente, lo que daría libertad al eventual ganador de la primaria de convocar a un adversario para completar la fórmula de octubre. Todo eso si Cambiemos plantea nuevamente una interna y no elige, como en 2017, hacer lista única en la mayoría de los distritos.

Entre los posibles candidatos está el gobernador Cornejo, que en la provincia no tendrá reelección. Sin embargo le juega en contra su escaso nivel de conocimiento. En cambio otro nombre que gira es el del diputado, Martín Lousteau, afiliado hace tres meses a la UCR.

Comentarios