El tarifazo golpeó fuerte y las Pequeñas y Medianas Empresas (Pyme) no quedaron fuera del cimbronazo. Los altos costos para producir llevaron a la declaración del “estado de alerta”. Pese a ello, el Ministro de Producción nacional negó la crisis y refutó el cierre de pymes, al tiempo que se anunciaron medidas para “facilitar” el financiamiento en momentos económicamente complejos.

La dirección de Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios emitió un comunicado donde se declaró en “estado de alerta”, además, resaltó que es “llamativo y preocupante que un alto funcionario muestre semejante grado de desconocimiento sobre lo que ocurre en la realidad del entramado productivo nacional”.

Francisco Cabrera participó esta semana de la Mesa de la Industria Automotriz, en Córdoba, donde negó “en forma terminante” el cierre de pymes. “No hay una sola Pyme que haya cerrado por las tarifas. La energía incide entre el tres y el cinco por ciento de los costos. El 95 por ciento está en otras cosas”, dijo el funcionario al diario La Voz del Interior.

Además los empresarios pyme aseguraron que las medidas anunciadas por el Gobierno no logran resolver el problema de fondo, sino que “se trata de un paliativo menor que no resuelve de modo sustentable el ahogo financiero de las Pymes, en particular las de menor tamaño, que son las más afectadas por esta problemática”. Desde la AFIP se anunciaron iniciativas orientadas a facilitar el financiamiento de pequeñas y medianas empresas, como el levantamiento de embargos en dos días, o planes de pagos nuevos y más amplios.

Según expresó la entidad empresaria, con escuchar al “conjunto de los sectores” alcanza “para verificar que los desproporcionados aumentos de tarifas (electricidad, gas, agua, combustibles, transporte, peajes) junto con el resto de las condiciones económicas vigentes, fruto de las políticas desreguladoras y aperturistas del actual gobierno, destruyen a las Pymes, a la industria local y a las economías regionales”.

En el caso de las pyme, esgrimieron, hay “una combinación letal de alta inflación, tasa de interés de referencia en 40% (y tasas de financiamiento entre 50 y 100 %), insumos y tarifas dolarizados, entrada masiva de bienes importados, ’enfriamiento’ de la demanda y menor crecimiento”.

Por ello, declararon “el alerta sectorial en todo el país, con reuniones y convocatorias en las distintas Delegaciones regionales a fin de evaluar la situación de las empresas”.

Comentarios