Dos mujeres de Santiago del Estero, madre e hija, fueron las primeras personas en lanzarse desde el cerro San Javier después del incidente en el que murió Natalia Vargas.

La médica tucumana de 28 años residía en Alemania y estaba de visita en la provincia. Falleció el viernes por la tarde después de caer desde un parapente. La Justicia esta investigando qué ocurrió en el cerro San Javier. La mamá de la joven, Maris Stella Díaz, también se animó a volar. “Nos acabamos de enterar que es el primer vuelo, sabíamos que (el complejo) había estado cerrado, sabíamos del accidente, pero en ningún momento sentí miedo”, contó.

Los viajes de Stella y Rocío duraron alrededor de 15 minutos. Pasadas las 12.30, ya caminaban sobre el suelo tucumano nuevamente.

Tensión

En ese momento, en el Club local de vuelo “Los Caranchos” reinaba el silencio y la tensión de los pilotos que observaban que todo saliera bien. También había un grupo de cuatro amigos sentados disfrutando la vista de la capital provincial.
En ese mismo predio, hace cuatro días, Natalia Vargas cayó cuando volaba en parapente sobre el cerro San Javier. Despegó desde la misma pista en un biplaza como pasajera. El transporte era dirigido por un instructor,Ariel Salazar.
La investigación para determinar por qué cayó está a cargo de la fiscala Mariana Rivadeneira. Cuando las turistas se enteraron de la tragedia, ya habían comprado los pasajes de colectivo, y no dudaron en venir a la provincia. “Me podía pasar el accidente cuando venía en el colectivo también. No creo que la actividad sea peligrosa si persiste tantos años y nunca ha pasado nada”, concluyó la madre.
Comentarios