El sorteo de las 166 casas de Lomas de Tafí entró en su recta final. La interventora del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu o IPV), Noemí Ferrioli, confirmó que más de 18.000 interesados integran el segundo padrón provisorio, que quedará firme a partir del viernes 8. Se trata de un programa de viviendas ubicado en la zona de Lomas Norte, que comenzó a edificarse en 2014 y había quedado pendiente.

La particularidad es que el sorteo de estas viviendas se realizará con bolillero, en la Caja Popular de Ahorros (CPA). Ferrioli aseguró que esta metodología no se usa desde hace unos ocho años, ya que se venía haciendo a través de escribanos. De esta manera, busca quitar el manto de sospechas que cubre al organismo por presuntas anomalías ocurridas durante la gestión de Gustavo Durán, que falleció en noviembre.

“En Lomas se sortearon (en la CPA) las primeras 2.000 casas, hace ocho años. De ahí nunca más. Todo lo demás se adjudicó”, afirmó la interventora del IPV. Si bien aún no se fijó una fecha, ya que restan trámites administrativos y legales, la funcionaria estimó que el sorteo de las 166 casas se realizaría a fin de mes o en los primeros días de abril.

Los postulantes son de San Miguel de Tucumán (en su mayoría), de Tafí Viejo y de Yerba Buena. Como las casas fueron edificadas con dineros federales, los candidatos deben cumplir con las nuevas disposiciones de la Secretaría de Viviendas de la Nación: ya no tienen un piso de ingresos necesarios para la inscripción, pero sí un techo, que son $ 21.400; es decir, el equivalente a dos salarios mínimo vital y móvil.

En total son siete padrones los que están expuestos en la página web del organismo: postulantes con discapacidades motrices y de otra índole, ex combatientes de Malvinas, jubilados, madres solteras, un padrón general y otro por antigüedad. Ferrioli indicó que unas 20 casas serán sorteadas por padrón, para mejorar las posibilidades de los más necesitados. Los que no resulten beneficiados entonces también participarán del sorteo general.

La interventora señaló que quienes resulten sorteados deben cumplir con los requisitos del Fonavi (Fondo Nacional de la Vivienda) y el Sigebe (Sistema de Gestión de Beneficiarios), ya que se realizarán cruzamientos de datos para descartar que tenga propiedades, créditos Procrear o ingresos superiores a lo establecido. En ese sentido, dijo que se sortearán una veintena de suplentes por si hay beneficiarios que no se adapten a las exigencias de la Nación.

En diciembre, en una visita a Tucumán, el secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr, había anticipado que la Casa Rosada no enviaría fondos federales para la construcción de más casas sociales en Tucumán hasta tanto el Instituto Provincial de la Vivienda se comprometiera a ejecutar las obras en un marco formal. “Ustedes saben mejor que yo la poca transparencia que ha tenido el Ipvdu en estos últimos tiempos. Queremos salir de ese esquema y hacerlo en un marco de transparencia. La Provincia no quiere firmar eso; bueno, nosotros no queremos transferir dinero libremente para que la Provincia haga la política que quiera. Con su dinero pueden hacer lo que quieran, pero con el del Estado nacional, las condiciones las fijamos nosotros”, había dicho Kerr. Además, había planteado que “prácticamente el cien por ciento” de las viviendas sociales que se edifican en Tucumán con recursos federales tienen acuerdos con gremios, sindicatos o mutuales, cuando esas casas están destinadas a familias en situación de vulnerabilidad con ingresos inferiores a dos salarios mínimo.

Comentarios