El trabajo de la red de hospitales de la provincia, que se constituyó en 2016 para el tratamiento de la bronquiolitis, este año no hubo un número excesivo de pacientes con esta enfermedad.

La patología se presenta como una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas en los pulmones (bronquiolos). Por lo general, se debe a una infección viral y afecta a los niños menores de dos años.

Consultado al respecto, el secretario ejecutivo médico del Siprosa, Gustavo Vigliocco, explicó que “en otras provincias la cantidad de chicos con bronquiolitis ha aumentado, pero no es así en Tucumán que viene con una curva amesetada. Este año la curva es distinta a años anteriores. Consideramos que así seguirá hasta fines de agosto cuando comienza a bajar”.

Y aconsejó que cuando los papás vean que el niño tiene dificultad para respirar, tos, resfrío, falta de alimentación, fiebre, y una actitud distinta a la que tiene habitualmente, deben recurrir al centro de salud que tienen más cerca de su casa. “Allí les brindan los cuidados al niño, se les da la medicación si es necesaria, y en algún porcentaje menor se les indica administración de oxígeno”.

Además, el médico recomendó cuidarse de la contaminación ambiental y el humo, tanto en grandes como chicos. “Es importante no salir a la calle cuando hay mucho humo o contaminación ambiental para no respirar la dioxina que es toxica para el pulmón. Es bueno que la gente que deba hacer trámites los realice por la mañana, y luego a partir de las 14 o 15 horas se quede dentro de su casa porque esta sustancia sucede por la acción del sol sobre las cenizas”.

Comentarios