La noticia recorrió el país. Un jovencito de 13 años sufrió el sábado un insólito accidente mientras alentaba al Jockey (T) durante el encuentro por el tercer puesto de la Liguilla Súper 10 de rugby, en cancha de Cardenales. Su nombre es Ignacio Trucco, a quien se le clavó el banderín del touch en su garganta.

Todos los que conocen a este pequeño crack lo definen como un chico muy querido. Juega en la M-13 del Jockey, generalmente de centro, es tackleador y muy aguerrido. Por eso, en los últimos días, los mensajes destacan que, justamente, Nacho no va a aflojar.

Figuras de Los Pumas que participaron del último Mundial de Japón como Nicolás Sánchez, Ramiro Moyano y Matías Olrlando fueron algunos de los tantos jugadores que le desearon una pronta recuperación a Nacho, como así también distintos juveniles del mundo la ovalada. Una muestra clara que el rugby siempre está unido.

Es más, el propio Moyano se acercó hasta el sanatorio para saludar personalmente al chico. Es que a Nachito, luego de estar internado en terapia intensiva, lo pasaron a una habitación

¿Qué fue lo que le pasó?

Mientras el Jockey disputaba el encuentro frente a su homónimo salteño, cerca del minuto 40 del segundo tiempo, cuando la visita marcó un try y pasaron a ganar, uno de los juveniles del club tucumano, en un momento de enojo, pateó el banderín del touch que tiene punta de resorte -el objeto salió despedido- y se le incrustó en la garganta del jovencito, quien cayó de espaldas, en shock. Hoy se recupera favorablemente.

 

Comentarios