El paro de los trabajadores de los supermercados Luque se levantó ayer por la tarde y hoy abrirán las 20 sucursales en Tucumán, Salta, Santiago del Estero y Catamarca. Sin embargo, el conflicto no terminó. La firma se comprometió a pagar $ 3.000 a cuenta de los dos tercios del sueldo de mayo que aún está en mora y, de lo recaudado en las ventas, se destinará al pago del resto de los haberes adeudados.

El acuerdo se logró en la Secretaría de Trabajo durante la siesta de ayer entre los delegados de la empresa, el propietario, Emilio Luque, y los dirigentes de Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio (SEOC).

“En el marco de la grave situación financiera por la que atravesamos, la empresa ofrece abonar la suma de $ 3.000 a cada trabajador el 22 de junio (por hoy), requiriendo a los trabajadores que reintegren a sus tareas en el horario habitual. Nos comprometemos a destinar todo el importe que se recaude en efectivo a saldar los haberes del mes de mayo e informamos que vamos a presentar judicialmente un recurso de amparo a fin de destrabar el embargo efectuado por la Administración Federal de Ingresos Públicos sobre las cuentas de la empresa en tanto esto implica una afectación al derecho de propiedad, trabajar y ejercer toda industria lícita, lo que resulta en la principal causa de la falta de pago”, versa el acta.

“Hicimos todas las gestiones ante el empresario y ante el Gobierno provincial buscando soluciones. Queremos mantener la fuente de trabajo”, defendió el acuerdo Miguel Zelaya, uno de los delegados de la firma en la Plaza Independencia, tras explicar el acuerdo en una asamblea. “Hablamos con funcionarios y con el empresario. En estos días muchos compañeros nos pidieron por favor que consigamos alguna solución porque necesitaban comer. Priorizamos esta cifra, que es ínfima, pero servirá para comer estos días y luego nos pagarán el resto del sueldo. La seguiremos peleando, pero trabajando, no en la calle”, completó. “Acompañamos y defendemos los puestos de trabajo de los trabajadores del sector. Seguiremos dialogando con la firma desde el lunes para que se garantice luego el pago del medio aguinaldo”, explicó Oscar Cano, secretario de Administración del gremio mercantil.

Luque, quien prefirió no dar declaraciones, se habría comprometido con los proveedores para que los supermercados repongan mercadería y las góndolas no estén vacías. El lunes, la firma presentaría un recurso judicial para destrabar el embargo de AFIP por deudas impagas de alrededor de $ 50 millones.

El conflicto con los trabajadores se desató porque, tras meses de pagar los sueldos en efectivo y en cuotas, se había abonado apenas un tercio de los haberes de mayo. La planilla salarial de los cerca de 1.200 empleados ronda los $ 37 millones. La deuda salarial alcanzó los $ 25 millones.

Los trabajadores de Luque habían definido marchar hacia la Plaza Independencia. Pero resolvieron retrasar la movilización, prevista para las 9, hasta las 11, para evitar el celoso operativo policial para el acto oficial de jura de la bandera que encabezó el gobernador, Juan Manzur.

Tras el acto, el mandatario afirmó que gestionaban un crédito “blando” en una entidad crediticia. Durante la marcha, algunos empleados lloraban: llevan meses de atraso en sus alquileres, boletas de servicios sin pagar y hasta habían dejado de mandar a la escuela a sus hijos.

Comentarios