El presidente del Tribunal Federal 4, Thompson Flores, puso punto final a la insólita guerra de decisiones judiciales que se desató este domingo, tras la orden de un magistrado de liberaral ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Flores resolvió que la palabra final sobre la excarcelación de Lula no quedará en manos del juez Rogerio Favreto, quien estaba de turno este domingo en el tribunal, y fue quien solicitó liberar a Lula.

La decisión vuelve a Juan Pedro Gebran Neto, instructor de la megacausa “Lava Jato” en el Tribunal 4. El magistrado fue quien votó por la condena de Lula en enero y por la prisión, y este domingo rechazó la orden de Favreto pero no tuvo lugar porque no se encuentra de turno.

Favreto había emitido un tercer dictamen que determinaba la liberación, después de que las dos determinaciones anteriores fueron impugnadas: primero por el juez de primera instancia Sergio Moro, y luego por Gebran Neto.

Las idas y vueltas tuvieron repercusión inmediata en la discusión sobre el rumbo político del país que pasó a debatir la prisión de Lula y sus posibilidades de disputar la Presidencia en octubre.

Comentarios