Los trabajadores siguen esperando que el empresario les termine de liquidar los sueldos que les debe. La última propuesta, rechazada por los empleados, fue un bono de $6000 en mercadería de los supermercados de esa cadena, y solo $1000 en efectivo.

Los meses que se les deben son junio, julio y agosto, y se está avanzando en la posibilidad de liquidarlo en el mes de octubre, contó el secretario general de SEOC, Roque Brito, para lo que se usaría el dinero de la venta de alcohol del ingenio del grupo Luque ya comprometido a petroleras.

Mientras tanto siguen las negociaciones con varias empresas interesadas en hacerse cargo de los supermercados. “Estamos esperando que alguno defina esta situación en el mes de septiembre y se cierre alguna venta”, indicó Brito, anunciando además que se conformaría una comisión para asegurar todos los trámites administrativas y los empleados finalmente reciban el sueldo que se les debe.

Comentarios