La inauguración de la Casa Argentina que se montó en pleno centro de Davos dio lugar a un curioso diálogo entre el presidente Mauricio Macri y un grupo de empresarios argentinos que participan del Foro Económico Mundial.

En el lugar se produjo una especie de reunión en la que el jefe de Estado quedó rodeado por Marcelo Mindlin (Pampa Energía Argentina), Eduardo Elsztain (IRSA) y Sebastián Bagó (Bagó), entre otros referentes del mundo de los negocios.

En ese contexto, Elszstain le comentó al Presidente que estaban allí «por el tema de la energía y la infraestructura» y destacó un contraste notable: «Es increíble ver acá una Casa Argentina. Durante 15 años vinimos y no estaba nadie». La respuesta de Macri sorprendió por su tono informal pero contundente: «Nosotros vamos a cortar el pasto, ustedes hagan los goles».

En esa misma reunión improvisada, los empresarios aprovecharon para preguntarle al mandatario argentino cómo había resultado su visita a Rusia. «Espectacular», resumió Macri, que amplió la charla con un repaso sobre otros temas de interés para los empresarios.

El Presidente les habló de que se trabaja para articular normas de exportación con Brasil. También les contó que próximamente se irá a México y adelantó que la semana que viene habrá un encuentro en Bruselas que puede ser importante para el avance de las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur por el libre comercio.

Comentarios