El gobernador, Juan Manzur, es uno de los mandatarios peronistas que aún no firmó el nuevo Pacto Fiscal con la Nación. Por eso, esta semana será clave para las negociaciones entre el titular del Poder Ejecutivo local y los funcionarios de la Casa Rosada.

Las charlas se iniciaron hace un par de semanas, con el Gobierno nacional urgido por lograr el aval de las provincias y así poder sancionar el proyecto de Presupuesto para el año entrante, con déficit cero. Para alcanzar esa meta, la Nación pide a las provincias que acompañen el ajuste, algo que a los gobernadores no seduce.

Así, con la idea de avanzar en un acuerdo, surgió la posibilidad de modificar el contenido del Consenso Fiscal, firmado en noviembre del año pasado entre el presidente, Mauricio Macri, y los gobernadores (entre ellos Manzur). Con ese propósito, el Gobierno tiene definido enviar el viernes al Senado el proyecto del ley que servirá para suspender en 2019 y 2020 algunos puntos de aquel Pacto Fiscal.

La intención de la Rosada es darle media sanción en la Cámara Alta en la primera semana de octubre y convertirlo en ley en Diputados el 14 de octubre, en la misma sesión en la que el oficialismo aspira a votar en la Cámara Baja el Presupuesto 2019. Ocurre que ambas leyes están atadas entre sí.

La adenda compensa a los gobernadores por el ajuste de $100.000 millones que deberán hacer, y que incluye la absorción de las competencias de subsidios al transporte y de la tarifa social de electricidad, por ejemplo

El texto ya recibió las firmas de los gobernadores oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta (CABA). También suscribieron Juan Manuel Urtubey (Salta); Omar Gutiérrez (Neuquén); Domingo Peppo (Chaco); Gustavo Valdés (Corrientes); Hugo Passalacqua (Misiones); Sergio Uñac (San Juan); Juan Schiaretti (Córdoba); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Alberto Weretilneck (Río Negro) y Sergio Casas (La Rioja).

El puntano Alberto Rodríguez Saá fue el único que no firmó, en noviembre pasado, el Consenso Fiscal. Otro caso es el del pampeano Carlos Verna, quien sí había adherido, pero en marzo pasado se bajó aduciendo incumplimientos por parte del Gobierno nacional.

Además de Manzur, aún no firmaron la fueguina Rosana Bertone; el santiagueño Gerardo Zamora; la catamarqueña Lucía Corpacci; el formoseño Gildo Insfrán; la santacruceña Alicia Kirchner; el santafesino Miguel Lifschitz y el chubutense Mariano Arcioni. El socialista Lifschitz, no obstante, ya dio señales de estar cerca de la rúbrica, aunque pidió modificar algunos puntos. Puntualmente, la carga impositiva en el proyecto de Presupuesto 2019 para cooperativas y mutuales.

Quienes no firmen, según advirtieron desde el Ministerio del Interior, quedarían fuera de los beneficios fiscales de la adenda: la postergación de la reducción del Impuesto a los Sellos, y un mecanismo para que la ANSeS gire mayores anticipos a las provincias que no transfirieron sus cajas previsionales, entre otros.

Manzur, por el momento, se mantiene inflexible ante la Nación. La semana pasada, de hecho, instó a los senadores y a los diputados por Tucumán a rechazar el proyecto de Presupuesto si es que se mantiene la quita de recursos a la provincia. “Si retiran el aporte del Gobierno nacional el boleto de colectivo, los primeros estudios que tenemos es que el colectivo valdría $36″, alertó en reiteradas ocasiones. “Ningún legislador nacional, independientemente del partido, votará para que nos quiten los aportes y aumente el boleto de colectivo. Creo y confío en que todos los diputados nacionales y senadores voten a favor de la provincia, cuidando los recursos de los tucumanos”, había dicho el jueves. Esta semana será clave para las negociaciones entre los funcionarios nacionales y el gobernador tucumano.

Comentarios