Personal de Prevención Ciudadana y Patrulla Motorizada de Las Talitas se movilizaron a la comisaría donde los presos comenzaron a quemar colchones durante el motín.

El incendio logró ser sofocado, pero varios de los detenidos tuvieron que recibir atención médica, uno de ellos tuvo que ser trasladado a un hospital por presentar principio de asfixia. Los familiares empezaron a llegar por información sobre el estado de salud de los presos.

El comisario Miguel Suárez no pudo asegurar si se trató de otro intento de fuga ya que, por precaución, se cortó la electricidad en la zona de arresto donde los presos prendieron fuego un colchón. “Estamos esperando la luz del día para que Criminalística inicie las pericias pertinentes”, recalcó.

Hace un mes y medio se había producido otro intento de fuga, en esa ocasión los presos habían intentado escapar por los techos.

Comentarios