José Alaime estacionó su pequeña moto frente a la Casa de Gobierno, en medio de grandes rodados viajeros. “Esto es injusto”, repetía una y otra vez, mientras se sumaba al resto de los motociclistas. Con sus 69 años, se llegó anoche hasta la plaza Independencia para participar de una suerte de asamblea pública de aquellos que se oponen a la obligación de usar chalecos reflectivos. La medida entrará en vigencia el miércoles 15 en esta ciudad, según lo informó Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Municipalidad. “Me parece ridículo. Uno tiene todos los papeles en regla y hasta cintas reflectivas en la moto. Qué me vienen a hablar de seguridad”, rezongó Alaime, mientras señalaba en una de las calles más transitadas del centro cómo otros motociclistas circulaban sin cascos ni luces.

La rueda de motoviajeros fue creciendo. A las 20 llegó una decena. Media hora más tarde ya eran 50 y seguían sumándose a medida que transcurrían los minutos. “Esto no es un capricho. Si realmente quieren darnos más seguridad, deberían profundizar los controles. Mire usted qué ironía: pasan motos en infracción y nadie dice nada”, reforzó David Moya. “Queremos que se visualice mejor a los que conducen motos”, argumentó en su momento Romero, que anoche fue el blanco de todas las críticas.

Andrea Maidana lleva más de 15 años circulando y viajando en motocicleta. Contó que recorrió varias provincias y en ninguna de ellas existen medidas como las que se quieren instrumentar en esta ciudad. Aún más, como el resto de sus compañeros, sostuvo que, antes de pensar en aplicar las nuevas, es más oportuno hacer cumplir a las vigentes, en base a la igualdad. “Dicen que es para que estemos más seguros, pero nosotros también tenemos miedo a los motochorros; sostienen que el chaleco le dará más visibilidad a los rodados, pero nada opinan sobre la circulación de autos ploteados o con vidrios polarizados, algo que no está permitido. Aún más, la regla de igualdad también debería ser aplicada para el caso de las bicicletas que, de noche, muchas circulan sin luces”, enumeró.

Casi de inmediato arrancó la asamblea pública. “Esto es un manotazo de ahogado; imponen una medida sin que se legisle debidamente; sólo por la decisión de un funcionario”, expuso uno de los motoqueros. Entre medio de los reclamos, Esteban Lobo expuso lo suyo. “En los últimos 10 años no han sabido cómo solucionar estos problemas. Creo que hay maneras de instrumentar las normas y deberían hacerse por los cauces naturales, un Concejo Deliberante, una Legislatura, pero no una imposición de un funcionario”, indicó.

“¿Quién controla cuando un motociclista va con toda su familia arriba de un rodado chico’”, exclamó uno de los motoviajeros. “¿Por qué se adopta una decisión de esta naturaleza a menos de un mes de las elecciones y no se la ejecutó, por ejemplo, hace dos o tres años atrás?”, interrogó otro. “Esto no es una monarquía donde se imponen las leyes. Hay que elaborarlas con criterios definidos y pidiendo más opiniones”, sugirió otro de los conductores.

Justo al frente de la Casa de Gobierno, los asistentes consideraron que el uso obligatorio de chalecos reflectivos no deja de ser una medida estigmatizante para los conductores de las motocicletas. Anticiparon que organizaciones de otras provincias están armando una protesta similar que puede converger en Tucumán, en contra de la medida promovida por la Municipalidad capitalina. Además, definieron que, al menos, cada miércoles y viernes volverán al mismo lugar y con la misma modalidad de queja (sin cortar las calles) para exponer el rechazo. Indicaron, asimismo, que ya se está creando un mercado de venta de chalecos que proliferan a través de las redes sociales y que, calculando con las cifras que maneja la propia intendencia, implicarán un negocio estimado en $ 32 millones. Y reclamaron nuevamente que se efectúen más controles pero en distintos horarios del día para que todas las motos estén en regla.

Los argumentos oficiales

1. Oficialmente se permitirá la utilización de tres colores específicos: amarillo puro o amarillo arena o amarillo naranja.

2. Desde el municipio se explicó que la medida servirá para que el motociclista esté más visible para los otros conductores.

3. En caso de no contar con el chaleco, también está la alternativa de usar alguna prenda que contenga bandas reflectantes.

Comentarios