Una mujer de 57 años sufrió graves quemaduras cuando decidió prenderse fuego a lo bonzo durante el bautismo de un nietito.

La señora de apellido Suárez se roció con un líquido inflamable y se prendió fuego, ante el estupor de familiares y amigos.

La víctima había participado de los preparativos. Durante el transcurso de la fiesta habría ingresado a la cocina y regresó con una botella con algún líquido inflamable. La familia intuye que sería alcohol, o bien nafta.

Sin que la gente sospechara el contexto, se roció con el líquido e hizo lo propio con su propio concubino, encendió un fósforo y se prendió fuego.

Su hijo José Darío Castillo, de 21 años, la cubrió con una frazada y logró apagar el fuego. Después, la ascendieron a un vehículo y la trasladaron al Hospital de Suncho Corral, desde donde se la derivó al hospital Regional al constatar que presentaba quemaduras de 2º y 3º grados en el 30% del cuerpo, en los brazos y el abdomen.

La fiscal ordenó que se reciban testimoniales a todas las personas que participaron del bautismo y se inicie una información sumaria en la Comisaría 24 de La Cañada.

Comentarios