La bebé que nació el 27 de febrero en Tucumán producto de una violación a una niña de 11 años falleció hoy, según se informó oficialmente.

«La Dirección Médica del Hospital Eva Perón hace saber que ha fallecido hoy a las 15.30, la paciente de sexo femenino nacida el pasado 26 de febrero de 2019, con 25 semanas de gestación y 660 gramos de peso», informaron las autoridades.

El Hospital remarcó que a pesar de los cuidados extremos brindados desde su nacimiento, esta tarde sufrió una complicación respiratoria grave que produjo su deceso.

«La niña que había sufrido un abuso se le practicó una cesárea la semana pasada, en medio de una polémica porque el Estado no aplicó la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), previsto en el Cödigo Penal», amplió.

La niña cursaba un embarazo de 23 semanas producto del abuso, y durante la madrugada del miércoles 27 de febrero fue sometida a una cesárea en el Hospital del Este. Ella y su mamá habían hecho un pedido expreso a la Justicia para acceder a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), contemplada desde 1921 en Argentina en el artículo 86 del Código Penal para casos de violación o en caso de peligro de la salud o la vida de la gestante.

Tras el procedimiento, la neonata, de unos 600 gramos, fue internada en incubadora con respirador artificial. Fuentes extraoficiales habían anticipado en un principio que la bebé se encontraba está estable, dentro de su cuadro crítico. «La tasa de mortalidad es alta en casos con tan bajo peso”, habían adelantado entonces.

La denuncia

La historia salió a la luz el miércoles 6 de febrero, cuando la madre de la niña de 11 años se presentó en la Unidad Regional Este de la provincia y denunció que su hija había sido violada por un hombre de 65 años, actual pareja de la abuela materna de la nena.

Según la declaración de la mujer, la chica estaba al cuidado de su abuela materna desde hacía seis años y vivían en una casa ubicada en la comuna 7 de Abril, del departamento de Burruyacu.

La madre contó que hace cuatro meses el acusado se quedó solo con la menor y en esa oportunidad abusó de ella. Al tomar conocimiento de lo sucedido, ella decidió llevar a su hija a un Centro de Atención Primaria de Salud (CAPS) de la zona, donde le confirmaron que ya cursaba el cuarto mes de embarazo.

Rápidamente, la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual tomó intervención en el caso y ordenó la inmediata detención del hombre, un empleado público de la comuna donde vive.

Comentarios