Una enorme boa está enroscada alrededor del cuerpo de un pequeño perro. Tres niños gritan cerca de ellos y agitan un largo hierro y ramas de un árbol.

Intentan liberar a su mascota y que no sirva de almuerzo al reptil.

El perro parece más aturdido que angustiado mientras sus compañeros humanos luchan para lograr su libertad.

El niño mayor usa el palo para empujar la cabeza de la serpiente contra el suelo, mientras que sus dos compañeros intentan desenredar la serpiente, una tarea que al principio parece extremadamente difícil.

Los niños giran el cuerpo del perro de lado a lado para ayudar a deshacerse de la serpiente. Luego, agarran a la serpiente por ambos extremos, tirando en direcciones opuestas para finalmente debilitar su agarre el tiempo suficiente para que el perro salte libre.

El pequeño can parecía ileso luego de la lucha.

El niño mayor luego sostiene a la serpiente retorciéndose por su cabeza en una victoria silenciosa y en ese momento se logra ver la dimensión del reptil: su longitud excede la altura del jovencito.

El destino de la serpiente es desconocido como tampoco se pudo rastrear aún el origen del video.

Comentarios