Familiares, amigos y conocidos de Bruno Bossini marcharon desde la avenida Gobernador del Campo al 500 hasta Tribunales Penales, en Sarmiento al 400, para exigir justicia por su muerte.

El joven de 23 años fue asesinado por su primo luego de una discusión. El acusado, Ricardo Gómez, de 28 años, se mantuvo prófugo por tres días y finalmente se entregó. Sin embargo, el abogado del detenido por esta causa  manifestó que todo lo ocurrido fue un accidente.

«No fue un accidente. Bruno estaba tirado en el piso solo cuando llegó la policía y Ricki ya se había fugado», manifestaron los amigos de la víctima.

Además exigieron que la investigación se profundice y se chequeen todas las versiones existentes.

 

Comentarios