En su mensaje para la 56 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco se dirigió a los jóvenes. “No seáis sordos a la llamada del Señor. Si él os llama por este camino no recojáis los remos en la barca y confiad en él. No os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone”, afirmó el Santo Padre.

El pontífice ha reconocido que seguir la vocación implica el riesgo de dejar todo para seguir al Señor. “Ese camino es para consagrarse completamente a él, para convertirse en colaboradores de su obra”, remarcó.

Además, la máxima autoridad de la Iglesia instó a los jóvenes a no dejarse llevar por el desaliento” y el cansancio de la esperanza. Francisco lamentó que existan muchas resistencias interiores, que pueden obstaculizar una decisión semejante, así como “ciertos ambientes muy secularizados -dijo-, en los que parece que ya no hay espacio para Dios y para el Evangelio”.

El Papa explicó que la vida cristiana se expresa en elecciones que dan una dirección precisa a nuestra navegación y contribuyen al crecimiento del Reino de Dios en la sociedad. “Recordad siempre que, a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor, él les promete la alegría de una vida nueva, que llena el corazón y anima el camino”, señaló.

En su mensaje, Francisco dejó en claro que Dios quiere que la vida de las personas no acabe siendo prisionera de lo obvio, que no se vea arrastrada por la inercia de los hábitos diarios -advirtió- y no quede inerte frente a esas elecciones que podrían darle sentido. “El Señor no quiere que nos resignemos a vivir la jornada pensando que, a fin de cuentas, no hay nada por lo que valga la pena comprometerse con pasión y extinguiendo la inquietud interna de buscar nuevas rutas para nuestra navegación”, resaltó.

Comentarios