Después del escándalo entre la primera pareja que salió a la pista -Lourdes Sánchez y Diego Ramos- con Carolina Pampita Ardohain, quien reemplazó a Flor Peña en el jurado, hicieron su coreografía Sol Pérez y Damián García.

Sol Pérez insistió en su opinión de que el BAR no tiene mucho sentido en el concurso de baile. Después, se la agarró con Lourdes Sánchez a quien acusó de “mentirosa” por todo lo que declaró sobre ella en una disputa que ya lleva largos días.

Por otra parte, la madre de Sol Pérez, Carla, que estaba viendo todo desde un rincón del estudio, le explicó a Marcelo Tinelli que ya no quiere pararse al lado del BAR. Y Sol manifestó: “Es porque le dijeron de todo: que roba cámara, que quiere participar del ‘Bailando’, cualquier cosa…”. Finalmente, Marcelo convenció a Carla de que se acercara un poco más para ver bien la coreografía de su hija desde el lugar donde están parados los coaches.

Después de la coreografía, Ángel De Brito, cuyo voto es secreto, se limitó a decir que pedía el BAR y no quiso pronunciar una sola palabra más. Sol Pérez, como es obvio, se quejó de esa actitud del integrante del jurado.

Sol Pérez y Damián García obtuvieron 16 puntos de parte del jurado de “Bailando 2018”. A pedido de De Brito, intervino el BAR, que les bajó un punto. Mientras Lourdes Sánchez daba el veredicto del BAR, Sol Pérez se dedicó a jugar con su cabello en claro gesto de desinterés por lo que se estaba diciendo. “Me peino para no pensar, porque esto es un boludeo tremendo”, dijo, cuando Marcelo Tinelli le preguntó por qué estaba haciendo eso.

Después, Marcelo jugó un paso de comedia con el padre y la madre de Sol Pérez, un vecino de la familia y Matías, un joven oriundo de Ituzaingó, profesor de fútbol para chicos de esa localidad, que fue a alentar a la chica del clima.

Ambos negaron ser novios, pero Tinelli insistió para que se dieran un beso. “Plata y miedo en mi vida nunca tuve”, le confió Matías a Marcelo y el conductor, lo logró: Sol y Matías se besaron apasionadamente.

Comentarios