Una nueva trampa camuflada en mensaje de texto circula por WhatsApp. Del mismo modo en que se popularizó la cadena protagonizada por el personaje llamado Momo, también en este caso el objetivo es el público más indefenso: el más joven. El protagonista de la estafa se llama Olivia, una supuesta usuaria que rastrea los números de los más jóvenes a los que envía enlaces a páginas webs pornográficas.

De acuerdo a lo publicado en el diario Clarín, Olivia se hace pasar por una “amiga de un amigo” de la misma escuela que el destinatario del mensaje. Con esta excusa, Olivia pide que se guarde su nuevo número de móvil en la agenda. Este esquema está diseñado para engañar a los niños, para que interactúen con el perfil falso antes de que, finalmente, este comparta con ellos un enlace a un sitio web con contenido pornográfico.

El remitente incita a los jóvenes a visitar una página donde podrán ver una foto de Olivia, para demostrar quién es en realidad. Sin embargo, el enlace solo conduce a una web de contenido pornográfico. El mensaje circuló por primera vez en Inglaterra, pero podría afectar a los usuarios en cualquier parte del mundo.

Hasta el momento la mayoría de los casos ocurrieron en Europa. La policía del contado inglés de Chesire compartió en Twitter algunas imágenes de estos mensajes para explicar sus peligros a los padres. Incluso muchos usuarios compartierob sus propios mensajes después de haber sido contactados por Olivia. En primer lugar, hay que bloquear al remitente antes de hacer cualquier otra cosa. El mensaje debe descartarse, y cualquier mensaje de este tipo, que intente alejar de WhatsApp, debe ser eliminado debido a su intención maliciosa.

Este es solo el último de una larga serie de trampas y estafas que circulan por WhatsApp y que muchos problemas han causado a la plataforma. La difusión de noticias falsas, cadenas de spam y mentiras está a la orden del día y hasta provocó graves episodios de violencia en la India. Pero también se han dado casos de suicidios en consecuencias de la difusión de la cadena de Momo.
Estas estafas pueden convertirse en algo más grave por el fallo de seguridad de la plataforma que permite, a un hacker experto, hacerse pasar por un contacto presente en la agenda del destinatario. El caso de Olivia es un poco más fácil de entender. El número del que proviene el mensaje está registrado en el extranjero y los textos están llenos de errores. Sin embargo, la policía británica también les solicitó a los padres que revisen los mensajes de sus hijos, si están usando WhatsApp.

Comentarios