Tras el sismo del viernes pasado que provocó serios daños en las construcciones del estado de Oaxaca, México , hoy el país volvió a temblar por la madrugada cuando otro terremoto de 5.9 grados en la escala de Richter hizo oscilar edificios y obligó a residentes a abandonar sus casas y salir a las calles.

El movimiento tuvo su epicentro 51 kilómetros al este de la localidad de Pinotepa Nacional, en el estado de Oaxaca, según el Servicio Geológico de Estados Unidos , prácticamente la misma zona donde hace tres días se desató uno de magnitud 7.2.

El sismo despertó a las 00.57 hora local (6.57 GMT) a residentes en la Ciudad de México, en el vecino Estado de México, y en los estados de Puebla, Tlaxcala, Morelos, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, de acuerdo con las autoridades.

«Ya no sé si es normal que tiemble tanto. Estamos muy angustiados. Felizmente tenemos la alerta sísmica y podemos ganar unos segundos», dijo Felipe Morales, un vecino del barrio capitalino de Condesa, en la calle después de haber salido de su hogar al escuchar la alarma.

En los estados donde fue percibido el movimiento telúrico no se reportaban por ahora víctimas ni daños, dijo el jefe de Protección Civil, Luis Felipe Puente, en un mensaje por Twitter . El alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, ratificó que no hubo daños en la capital.

El viernes pasado un terremoto provocó daños menores en construcciones, cortes de energía eléctrica y pánico entre los mexicanos, que recordaron los dos poderosos sismos que en septiembre pasado afectaron a más de 12 millones de personas y dejaron 471 muertos.

Comentarios