El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, volvió al país después de que pesara en su contra un pedido de detención y desafió al Gobierno, reiteró que la causa es un “ataque mediático y judicial” y calificó de “payaso” al fiscal Sebastián Scalera.

“Somos el muro de contención de todas estas políticas emanadas del FMI”, arengó Moyano desde Esteban Echeverría, adonde mudó su acto de regreso para no colapsar el aeropuerto de Ezeiza.

Scalera había pedido la detención de Pablo Moyano por presunta asociación ilícita en el club Independiente, pero el juez Luis Carzoglio desestimó esa medida. A su regreso de Singapur, donde participó de un encuentro de transporte, el dirigente hizo su descargo acompañado por su padre, Hugo.

Comentarios