La muerte de María del Valle Vigliani, hecho ocurrido en diciembre del año pasado, por la se encuentra con prisión preventiva Luis Angel Ramis, motivó la realización pericias, entre ellas los exámenes de ADN, cuyos resultados complican la situación procesal del detenido, lo mismo que el análisis de las cámaras de seguridad de la zona donde se produjo el crimen. De acuerdo a la teoría del caso, el 4 de diciembre de 2019, cerca de las 20:00 horas, Ramis y Vigiani regresaron de firmar el boleto de compra y venta del inmueble ubicado en calle San Martín al 2.600, propiedad de la mujer.
Según consta en la causa, dentro del domicilio, Ramis habría golpeado a la víctima en la cabeza y las costillas, con un elemento contuso cortante, con el fin de obtener un provecho económico evitando el pago del mencionado boleto de compra y venta, aprovechándose de la situación de indefensión de la misma. Luego, actuando sobre seguro, la asfixió usando una cuerda, ocasionándole la muerte por estrangulamiento.
El caso es investigado desde el Ministerio Fiscal por la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de Adriana Giannoni. El material biológico fue extraído de una campera y en una mano de la víctima.
Tanto la cita prenda de vestir como el celular de la víctima fueron hallados en la camioneta del acusado durante un allanamiento posterior al asesinato. En el marco de esas medidas fue localizada una cuerda que habría sido usada para cometer el crimen y restos del plástico encontrado debajo del cuerpo de la mujer asesinada.
Las pericias fueron llevadas adelante por el Laboratorio de Química Legal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del Ministerio Público Fiscal.
Cámaras de seguridad 
En tanto, respecto a las cámaras de seguridad relevadas por los investigadores, trascendió que las imágenes obtenidas mostrarían al presunto homicida ingresando y saliendo del domicilio donde se concretó el mortal suceso, prueba que está incorporada a la causa.