La Justicia detectó la existencia -y pidió el embargo y la apertura- de dos cajas de seguridad que tiene el ahora preso Julio De Vido. La decisión fue adoptada porque se presume que en su interior puede haber documentos vinculados a la corrupción kirchnerista.

También se busca dinero negro que el superministro mantenía oculto. Ambas cajas no estarían declaradas y se encontraron a causa de la investigación sobre los negociados con la obra pública.

Uno de los cofres de De Vido se encuentra en el Banco Patagonia y el restante en el Banco Galicia.

El pedido lo hizo el fiscal Gerardo Pollicita y en la Justicia se quiere actuar rápidamente: temen que después de la detención, haya una maniobra para vaciar las cajas. Tanto la orden de embargo como la de apertura de las cajas buscar avanzar hacia la confirmación del “enriquecimiento ilícito” vinculado al cobro de coimas.

Comentarios