Las reacciones surgieron de inmediato. Un shopping de Cuiabá, en Brasil, fue escenario de una iniciativa que concitó amplias expresiones de repudio: chicos huérfanos de entre 4 y 17 años desfilaron ante un público que podía elegir por adoptar allí mismo.

El singular evento fue organizado por la Asociación Matogrossense de Investigación y Apoyo a la Adopción, junto con la Comisión de Infancia y Juventud de la Orden de los Abogados de Brasil, Seccional Mato Grosso, y se desarrolló en el Pantanal Shopping.

El repudio se dio con alusiones a los siglos de esclavitud que sufrieron cientos de miles de personas en Brasil. “Lo que parece este desfile es una antigua feria de esclavos, donde los señores veían los dientes de los africanos para negociar el precio”, afirmó el abogado Eduardo Mahlon.

Por su parte, el Pantanal Shopping se manifestó “honrado en recibir el proyecto que incentiva la adopción en Brasil”, según declaró Ticiana Pessoa, su gerenta de marketing. En tanto que, Guillermo Boulos, candidato presidencial en las últimas elecciones, dijo que el desfile fue de una “perversidad increíble” y que puede tener “efectos devastadores” en los menores.

Comentarios